domingo, 12 de abril de 2020

Y después, qué

Nuevo mundo. Pues no. No amanecerá un nuevo mundo después de esta pandemia. Opinión que no se sustenta en evidencia científica alguna, mera especulación. Ejercicio de análisis que ni pretende ni conseguirá influir en lo que tenga que ocurrir. Misma economía de mercado, mismo estado de derecho y reforzado sistema de cobertura social. Y de propina múltiples evidencias respecto a las que un porcentaje de individuos tomará conciencia y otro no, que siempre hay quien no se da por aludido; la vida misma.

Primero lo positivo. Si es que se puede decir así. Ya lo habíamos demostrado cuando dejamos de fumar en los locales públicos de un día para otro. Los españoles somos muy quejicosos pero igualmente disciplinados, por mucho ruido que haga el nota del megáfono plantificado en cada esquina. La reclusión domiciliaria funciona por pura lógica. Solidaridad y estoica comprensión frente a la realidad que nos espera, que será terrible, aunque mucho menos terrible que sucumbir ante la jodida enfermedad.

Lo negativo. Las pérdidas humanas. Y nada se ha oído de los retrovirales ni de la vacuna que nos proteja del Covid-19 y de sus descendientes, seguimos sin estar seguros. Miedo como con el cáncer que aparece de repente y ya es demasiado tarde. O la impotencia con el Alzheimer que te sustrae de tu propio ser. O cuando a finales de los ochenta nos sorprendió el sida. Y no quiero ni imaginar cómo vivía la gente antes de que Fleming descubriera la penicilina. Aunque bien pensado con todas estas amenazas hemos llegado hasta aquí, con enormes incertidumbres pero con avances más que evidentes.

El día siguiente. Saldremos de casa. Saldremos con las medidas de protección que nos imponga la autoridad de salud pública, sin duda, y en masa. Anticípese, pida hora con su peluquero que andará muy ocupado, no se atreverá a dar cita concreta pero téngalo atado, que se presenta una importante punta de trabajo para este gremio. No así para los empresarios de otras actividades que procederán con suma cautela en ese primer momento, esperarán a que la rueda empiece a girar antes de reincorporar a sus trabajadores -hayan optado por el ERTE o por aplicar despidos-. Por tanto, una oportunidad para autónomos y microempresas en el comercio, el transporte y la hostelería que se enfrentarán a menor competencia inicial, un incremento de negocio que deben saber gestionar. Entre medio la administración pública se colapsará sin remedio cuando los plazos suspendidos vuelvan a correr. Y con todo, nuestro futuro en las Islas dependerá de según y cómo se organice los vuelos que traen a los turistas, se verifique los negativos antes de embarcar y se establezca protocolos infalibles en el caso de. Al permanecer libres de la epidemia, volvemos a estar en mejores condiciones que cualquier otro destino turístico competidor, presumiblemente con un pico en la demanda, y es que también los guiris llevan muchos meses de reclusión.

El otro día siguiente. Esta condena en prisión preventiva nos debe enseñar qué es lo realmente importante. Máximo respeto al personal sanitario por jugarse la vida por todos nosotros. Toda nuestra consideración para agricultores, ganaderos y pescadores que siguen en el tajo echándonos de comer. Y renueve la cocina, ni usted mismo entiende cómo pudo estar tantos años así, busque una casa mejor, más grande, que los chicos crecen, con un patio o con una terraza que haga más llevadero el próximo confinamiento y decídase, abandone de esa relación tóxica que no le lleva a ningún sitio, libérese y encuentre el amor, ya le digo yo que es la mejor manera de manejarse en una convivencia prolongada.

No hay comentarios: