domingo, 26 de abril de 2020

Teletrabajo, pues no

Vacaciones eternas. El teletrabajo estaba idealizado. Imagino que ya te habrás dado cuenta. Lo sufren los ciudadanos de este planeta confinados por mandato gubernamental y responsabilidad social que no se dedican a labores esenciales que requieren presencia física. Trabajar desde casa esta muy bien pero hasta cierto punto. “Sería distinto si pudiéramos salir para otras cosas” dirá quien planea ahorrar en el espacio de oficina para justificar una reducción de costes en su empresa. Abren el debate por interés de parte, aunque en realidad bien sabes que trabajar en casa es muy incómodo. Idealizado, como eso de estar de vacaciones todo el rato, que nos parece el estado perfecto y, si uno pudiera, sobrepasado el primer mes, se parecería más a estar en el paro, situación que no le gusta a nadie. “Yo podría estar todo el año de vacaciones” me refutará usted que se pasa toda la vida esperando jubilarse, pero observe y verá que un alto porcentaje no disfruta de ese nuevo estado aunque jamás lo confiese.

Productividad. Si viviéramos en unas casas de esas enormes como las que salen en las películas americanas, con jardín delantero y trasero, porche, garaje, canasta de baloncesto, amplia primera planta y enormes dormitorios en la segunda, pues no sé yo. La realidad española es otra para la inmensa mayoría. Tampoco creo yo que sea exclusivamente una cuestión de espacio, pero también... qué pereza tener que liberar la mesa del comedor para su uso principal además de la matraca con las conversaciones de tu pareja todo el día colgado al teléfono. En casa se escaquea uno menos que en la oficina no vayan a pensar y se dedica mucho más tiempo efectivo que el pactado y a cualquier hora: “ya que estoy, total, termino esto, que no hay nadie esperando a que llegue a casa”. Los números salen, seguro, hasta que entremos todos en barrena afectados por el desánimo.

Creatividad. Ni las grandes empresas tecnológicas han prescindido de los espacios comunes de contacto y podrían haberlo hecho hace muchos años. La opción del teletrabajo se ofrece como una ventaja según la situación personal específica de cada individuo pero no se prescinde del cuartel general ni de las delegaciones. El contacto entre las personas, la dinámica de equipo, el intercambio de ideas y el ambiente propicio generan conocimiento y condiciones para una acertada toma de decisiones. Separar los ámbitos -el laboral del familiar- ayuda al equilibrio entre los diferentes planos del desarrollo personal: cada uno introduce en nuestra efímera existencia diferentes elementos de motivación y felicidad.

Sensatez. Un hecho insólito que en estas latitudes la inmensa mayoría de la población esté aguantando metida en casa un par de meses. Un escenario habitual en el norte de Noruega, por ejemplo, tenlo en cuenta, tan estupendos no somos. En el mundo laboral algunas cosas sí que deben cambiar. Pero no será por un virus sino por el propio avance de la tecnología y la sensatez que acompaña inevitablemente a los nuevos tiempos: menos horas semanales presenciales, horarios más cómodos, conciliación real, calendario escolar compatible, ayuda efectiva a las familias que quieran tener hijos.

Incineración. Ahora bien, el virus sí que servirá para desenmascarar el mantra -repetido un millón de veces- de recicla, recicla, recicla y el anuncio precipitado de la inminente prohibición de los útiles de un solo uso. Manda la exigencia, por pura supervivencia, de evitar el contacto mediante mascarillas desechables, guantes y todo tipo de material de protección cuyos residuos deben ser destruidos. El reciclaje está bien en muchos casos, pero no con carácter universal, mucho ojo con asumir riesgos en esa manipulación.

domingo, 19 de abril de 2020

El manifiesto

Revolución. Me mola, dicho sin ironía ninguna. Para un revolucionario nato como yo el manifiesto anuncia la dimensión de la insurrección, mecha desencadenante que anticipa la toma de la calle y el emplazamiento de las barricadas. El manifiesto por definición debe estar dirigido a la opinión pública (si es que esta existe), proponer un plan plausible (no una mera formulación teórica) y defender ideas que puedan entenderse como novedosas respecto al sistema establecido. Para que tenga éxito resulta de vital importancia que sea entendido por un número suficiente de personas, que lo hagan suyo y que remueva conciencias para pasar de la insatisfacción a la acción, del “me gusta” a la huelga general.

Spam. En la era digital cualquier manifiesto es spam. En el caso improbable de que nos llegue alguno, ni lo abrimos, salvo que le tengamos aprecio personal a su autor, interés especial en el tema y nos pille extremadamente ociosos. Firmamos un “change.org” con un enunciado sugerente por solidaridad, nadie analiza nada, nada de nada. Porque en la era digital es dificilísimo mantener un debate constructivo dentro de los límites de la educación. El alejamiento social desinhibe la falta de respeto y toda discusión acaba en bloqueo o tenso silencio, cero consenso. Así es imposible arrancar una revolución.

Títeres. “Todo lo malo que nos ocurre es por la inacción del gobierno e imprevisión institucional”, “los políticos son unos inútiles” y todo eso. Y por si fuera poco, lo bueno nos sucede cuando actuamos en libertad al zafarnos de ese yugo. Vivimos en un país de entrenadores de fútbol y de ministros de economía. Eso de “lo que el presidente debería hacer ...” es sin duda el sintagma más pronunciado en este insufrible confinamiento. Y entonces el manifiesto pierde su condición rebelde y se convierte en elementales instrucciones de presunto obligado cumplimiento: el predicador pretende ocupar el puesto de ventrílocuo para manejar los hilos y que el político de turno siga dando la cara -que a mí me da la risa- para poder continuar con la leña al mono llegado el caso.

Reflexionar. Tantos días en casa y todavía no te has decidido a sacar los Legos o a desempolvar el Scalextric. Hazlo, por salud mental. O coge un libro, métele a los clásicos, que por algo son considerados como tales: Dostoievski si quieres profundizar en la inmundicia humana, Pérez Galdós para que te ayude a desdramatizar en estos momentos difíciles o El Quijote como enseñanza universal. El santo día en internet afecta, el algoritmo se encarga de retroalimentar tus propias paranoias. Buscar criterio es un fin en sí mismo. Buscar argumentos para sublevarnos de este cautiverio es inherente a la condición humana.

Opinar. Cada ámbito de la vida económica funciona según sus propios mecanismos, con unos principios generales -ética y legislación básica- y unos específicos. Cada rubro o sector maneja su propio lenguaje y sus propias normas no escritas que solo la experiencia ayuda a descifrar. Como simples consumidores, el comercio minorista se nos antoja un juego de niños -¿quién no montó su propio mercadillo de frutas de plastilina?- hasta que alguien nos hace entender que se trata de gestionar un stock, comprar y vender, con su complejidad en un ecosistema altamente competitivo. O como usuarios del sistema sanitario, nos puede resultar inexplicable tanta cautela en la gestión de esta crisis de salud pública que pretende evitar el colapso de la capacidad asistencial. El efecto Dunning-Kruger explica el comportamiento de quienes opinan de manera tajante sobre cualquier asunto sin tener conocimiento de causa. Afirman los expertos que aunque nuestra primera reacción sea refutar, no serviría de nada.

domingo, 12 de abril de 2020

Y después, qué

Nuevo mundo. Pues no. No amanecerá un nuevo mundo después de esta pandemia. Opinión que no se sustenta en evidencia científica alguna, mera especulación. Ejercicio de análisis que ni pretende ni conseguirá influir en lo que tenga que ocurrir. Misma economía de mercado, mismo estado de derecho y reforzado sistema de cobertura social. Y de propina múltiples evidencias respecto a las que un porcentaje de individuos tomará conciencia y otro no, que siempre hay quien no se da por aludido; la vida misma.

Primero lo positivo. Si es que se puede decir así. Ya lo habíamos demostrado cuando dejamos de fumar en los locales públicos de un día para otro. Los españoles somos muy quejicosos pero igualmente disciplinados, por mucho ruido que haga el nota del megáfono plantificado en cada esquina. La reclusión domiciliaria funciona por pura lógica. Solidaridad y estoica comprensión frente a la realidad que nos espera, que será terrible, aunque mucho menos terrible que sucumbir ante la jodida enfermedad.

Lo negativo. Las pérdidas humanas. Y nada se ha oído de los retrovirales ni de la vacuna que nos proteja del Covid-19 y de sus descendientes, seguimos sin estar seguros. Miedo como con el cáncer que aparece de repente y ya es demasiado tarde. O la impotencia con el Alzheimer que te sustrae de tu propio ser. O cuando a finales de los ochenta nos sorprendió el sida. Y no quiero ni imaginar cómo vivía la gente antes de que Fleming descubriera la penicilina. Aunque bien pensado con todas estas amenazas hemos llegado hasta aquí, con enormes incertidumbres pero con avances más que evidentes.

El día siguiente. Saldremos de casa. Saldremos con las medidas de protección que nos imponga la autoridad de salud pública, sin duda, y en masa. Anticípese, pida hora con su peluquero que andará muy ocupado, no se atreverá a dar cita concreta pero téngalo atado, que se presenta una importante punta de trabajo para este gremio. No así para los empresarios de otras actividades que procederán con suma cautela en ese primer momento, esperarán a que la rueda empiece a girar antes de reincorporar a sus trabajadores -hayan optado por el ERTE o por aplicar despidos-. Por tanto, una oportunidad para autónomos y microempresas en el comercio, el transporte y la hostelería que se enfrentarán a menor competencia inicial, un incremento de negocio que deben saber gestionar. Entre medio la administración pública se colapsará sin remedio cuando los plazos suspendidos vuelvan a correr. Y con todo, nuestro futuro en las Islas dependerá de según y cómo se organice los vuelos que traen a los turistas, se verifique los negativos antes de embarcar y se establezca protocolos infalibles en el caso de. Al permanecer libres de la epidemia, volvemos a estar en mejores condiciones que cualquier otro destino turístico competidor, presumiblemente con un pico en la demanda, y es que también los guiris llevan muchos meses de reclusión.

El otro día siguiente. Esta condena en prisión preventiva nos debe enseñar qué es lo realmente importante. Máximo respeto al personal sanitario por jugarse la vida por todos nosotros. Toda nuestra consideración para agricultores, ganaderos y pescadores que siguen en el tajo echándonos de comer. Y renueve la cocina, ni usted mismo entiende cómo pudo estar tantos años así, busque una casa mejor, más grande, que los chicos crecen, con un patio o con una terraza que haga más llevadero el próximo confinamiento y decídase, abandone de esa relación tóxica que no le lleva a ningún sitio, libérese y encuentre el amor, ya le digo yo que es la mejor manera de manejarse en una convivencia prolongada.

domingo, 5 de abril de 2020

La opinión pública murió


Golpe de estado. Mi amigo asustado por el cariz de las conversaciones de estos días en un par de grupos de whatsapp en los que participa, gente aparentemente normal, compañeros de trabajo, antiguos camaradas de estudios, familia, no sé bien. Asustado porque se incita sin tapujos a desmontar el sistema, todo muy apocalíptico. Culpables, culpables, los representantes elegidos en democracia son culpables, desollados en la vía pública, escarnio e imputación de responsabilidad por cada una de las muertes de ese jodido virus. Demolición, a cara descubierta, a las barricadas, a engendrar un nuevo orden. Mi amigo, asustado, no sale de su asombro: miedo puro y duro.

Descrédito. La exposición prolongada a las redes sociales -propia de este confinamiento- ofrece un panorama similar. El algoritmo muestra la denigración extrema al actual presidente del gobierno y a su equipo, con acusaciones gravísimas y todo tipo de insultos nada velados, un tratamiento mucho peor al que vivimos durante la última etapa de Rodríguez Zapatero, que ya es decir. Me pregunto si quienes se expresan con tal desparpajo, con tales exabruptos, con tanto desprecio e indignación, serían capaces de decírselo a la cara si tuvieran la oportunidad, al presidente Sánchez o a cualquier otro con el que mantuvieran algún desencuentro ideológico. Me pregunto también qué decisiones adoptarían esos mismos exaltados si sus pensamientos mesiánicos pudieran entrar en vigor tras pasar por la preceptiva publicación en el BOE. Porque soltar sapos por la boca es una cosa y tomar decisiones de obligado cumplimiento es otra muy distinta.

La trampa. En esos chats de treinta, cuarenta o cincuenta personas quienes vierten las ideas radicales son unos pocos, siempre los mismos, que comparten noticias sin contrastar, despotrican y aplacan con virulencia cualquier atisbo de iniciar un debate constructivo, esos que utilizan el insulto personal cuando escasean argumentos para refutar. Cada grupo gira sobre su eje con su propia dinámica: reinan quienes practican la verborrea, unos pocos que tratan de meter baza de vez en cuando y una inmensa mayoría de meros observadores: el rumor que pueda trascender no es ni por asomo la opinión del conjunto. En internet la interferencia es mucho mayor, orquestada con ayuda de la tecnología, pagada incluso. Descubrimos que se emplean miles, millones de perfiles falsos para difundir todo tipo de disparates con intencionalidad. Confieso que me cuesta encontrar la motivación para desperdigar determinadas mentiras, tendrá que ver con socavar la reputación de los protagonistas o con generar un estado de confusión general. Cuesta pensar que encierre un afán electoral, sería absurdo después de un par de largos años de incertidumbre, con un gobierno recién constituido y en una crisis sin precedentes que nadie en su sano juicio querría -por iniciativa propia- tener que gestionar.

Conspiración. Respecto a pretender la confusión generalizada entiendo que existen tantas explicaciones plausibles como admita nuestra imaginación. Desde provocar la caída de la bolsa para que alguien tome el control de una gran corporación a precio de saldo, hasta pretender canalizar grandes cantidades de dinero público hacia la industria farmacéutica. Desde conseguir que sea condonada la enorme deuda financiera que ahoga a determinado sector productivo hasta permitir que los Puyol eludan su entrada en prisión. Ni idea.

Nuevo orden. El concepto “opinión pública” ha muerto. Ese palpar el sentimiento colectivo a través de un chequeo aleatorio o mediante prescriptores formales o informales, resulta imposible de evaluar: demasiada información, no disponemos de la herramienta para extraer la verdad, si es que existe. Un nuevo orden: toma de decisiones políticas con absoluto pragmatismo y piel gruesa para la crítica. Y para la validación o censura, esperar a las urnas.