sábado, 29 de octubre de 2016

Debate moral

(Publicado en el periódico El Día el 29 de octubre de 2016)

Miedo. Dejaré escrita mi voluntad para el momento en que aparezca alguna enfermedad mental degenerativa propia de la edad avanzada, por si se da el caso. Tiene que ser ya porque cuando se acerca el momento las personas no somos capaces de detectar el problema, nuestro cerebro nos engaña, sabemos que algo no va bien, sufrimos cierta frustración por la pérdida de capacidades pero nos adaptamos a la nueva situación. Es un proceso lento e implacable, años de lucha para que no se note, para seguir adelante y obviamos todo aquello que no cuadra sin considerar siquiera que pudiera ser una patología. Hasta que es tarde y ya no es cosa nuestra. Escrita y firmada, un testamento vital en acta notarial, por puro egoísmo, porque ni quiero ser una carga ni que me dejen drogado en una silla. Y también por amor, por ayudar a mis hijos.

Dudas. Toda una generación -la mía- que se debate ante las mismas cuestiones trascendentes: cómo atender las necesidades de la persona dependiente, cómo pagarlas, cuánta debe ser la implicación personal, en casa -con una voluntariosa señora cubana o contratar profesionales-, en un centro de día, ¿o mejor en una residencia? Dudas y culpabilidad, porque ninguna decisión parece correcta, te preguntas qué hubiera querido el reo, tienes en cuenta su dignidad y la tuya. Pero no estamos preparados. Frialdad racional y gestión de emociones, razón y corazón. ¡Socorro!

No te libras. Luchemos contra esa especie de vergüenza social. Vaya idiotez. Tenemos todos los números para que nos toque: a partir de los 85 la mitad de la población está afectada de algún tipo de demencia, ¡la mitad! Es que piensas que vas palmar antes o que eres del otro 50% con suerte... Que no, que no te libras y si no es a ti le tocará a tu pareja; que estás soltero, a tu hermana; que no tienes familia, pues deja todo bien organizado porque lo tienes crudo. Que funcione la tribu es cosa de todos y por interés de todos: ley de dependencia, formación de trabajadores y concienciación colectiva.

Control. Hay que estar atentos. Ni manías de viejo ni cháchara de abuelo Cebolleta ni cosas de la edad. Los pequeños olvidos, esas historietas que no tienen sentido o esa pérdida de habilidades cotidianas son síntomas de demencia. Prestar atención y darle la importancia que tienen. Acuérdate que el implicado cree que no le pasa nada, no querrá ir al neurólogo, ¿para qué?, se enfadará, hay mucha frustración. Búscate un subterfugio y si no funciona apunta los detalles y consúltalo con el médico de cabecera que sabrá qué hacer. La detección precoz es muy importante para atenuar los efectos negativos que surgen en la convivencia, para controlar la frustración de la persona afectada y para atribuir a la enfermedad esa nueva conducta tantas veces inexplicable. Hay fármacos, pautas relacionales y actividades que no curan (de momento) pero que consiguen mantener una aceptable calidad de vida para todos los implicados.

Instrucciones. Ni tu pariente es el único afectado ni tú te vas a librar, insisto. Y como la sociedad civil busca soluciones, existen organizaciones como Afate (www.afate.es) en Tenerife, que enseñan a manejar la nueva realidad, no solo respecto al enfermo dependiente sino para toda la unidad familiar. Cuando el conflicto racional/emocional llega al bloqueo y quieres pedir socorro, recurre a psicólogos especialistas, déjate ayudar. Por mi parte las instrucciones están claras: prever la venta de mi casa, recurrir siempre a profesionales para mis cuidados personales -me da igual dónde, que haga sol- y que me vengan a ver sin obligaciones asistenciales, solo por amor.


sábado, 15 de octubre de 2016

Incentivos

(Publicado en el periódico El Día el 15 de octubre de 2016)

Oposición. Razón llevaba el PP al exigir algo más que una aséptica abstención. Para un gobierno sin suficiente apoyo parlamentario mejor seguimos en funciones. Investir y bloquear parece peor que otras elecciones en diciembre. No creo que la gestora socialista aúpe al inane Rajoy para participar en las decisiones de Estado. No habrá abstención: el PSOE tendrá dos meses para recomponer mensaje, renovar equipos y buscar un líder. Para perder, quizás, pero con dignidad y coherencia, porque para ser oposición tiene que haber gobierno y para ser gobierno, votos suficientes. El razonamiento es simple. La recomposición pasa por una legislatura en la que se vislumbre capacidad de ser alternativa. Del nuevo gobierno, cuando llegue, no espero nada especial ¿y usted?

Más nivel. Cobrar impuestos, prestar servicios y establecer incentivos, a eso se dedica la administración pública con directriz política. A ver si conseguimos que los aspirantes respondan cómo piensan hacer esas tres cosas y con qué fin. La motivación debería ser solo una: procurar bienestar a nosotros ciudadanos, pues eso. Y que no nos vendan la moto ni con propuestas disparatadas ni con rancio inmovilismo, ni comunismo, que no funcionó ni en Alemania, ni perseverar en errores heredados del sindicato vertical. Un año de parranda, suficiente. Y que los partidos, para el noble ejercicio de la democracia, incorporen profesionales solventes, iba a sugerir, aunque eso sería demasiado hasta para el Optimista nato.

Prioridades. Lucha contra el paro. Un sistema de ayudas no contributivas -el arma secreta de la nueva política- desemboca en la autocomplacencia, ni estimula la mejora personal ni la búsqueda activa de empleo; copio a los expertos. Además, la gente que administra su exigua paga participa con extrema timidez en el consumo. Como el trámite ni es ágil ni está conectado, no aceptas un trabajillo de un par de meses para no perder la vez, carne de cañón para la economía sumergida, mantenido y expulsado del sistema. En el otro extremo los afortunados que madrugan, cuya antigüedad es su principal activo, devaluado el talento, la inteligencia y todas esas cosas, tela. Encadenados por la indemnización por despido, el derecho de sucesión empresarial o la subrogación laboral que vinculan -in aeternum- empleados y actividad. Y tres: si la sanidad es universal, que lo es, y las aportaciones a la Seguridad Social son un impuesto -si no lo fueran estaríamos ante una monumental estafa piramidal-, ¿cabría plantear el fin de las cotizaciones y que el Estado se financie mediante cualquier otro tributo?

Realismo. No seré yo el próximo presidente, no por falta de ganas, y aunque la ideas las venda gratis, que estoy dispuesto, es muy poco probable que en la política actual alguien siquiera se atreva a plantear eliminar cotizaciones o liberalizar las relaciones laborales. Seguimos empeñados en tratar de hacer funcionar un sistema con incentivos perversos. Paciencia. Mientras, loable iniciativa esos 32 nuevos inspectores de trabajo que moviliza el Gobierno de Canarias. La lucha contra el fraude es una actividad muy rentable -no solo por las multas, en su caso-, sino porque obliga a las empresas a competir en igualdad. Decisión valiente porque en un primer momento habrá damnificados, gente que perderá su empleo precario como efecto colateral mientras el mercado se ajusta. Ánimo.

Carreteras. Se acabaron los fondos del FEDER y en Tenerife sigue el atasco. Vaya. Un problema que trasciende lo insular y clama una solución a corto. El golpe en la mesa de Alonso es fundado. Sin capacidad presupuestaria habrá que recurrir al REF para conseguir la financiación vía deuda con el ahorro fiscal, que para eso está. No olvidemos el fuero.

sábado, 1 de octubre de 2016

Tuiteo de actualidad


PSOE. Golpe de estado. Asediado Pedro Sánchez lo tildan de destruir el partido mientras le sacuden la silla. Golpe de estado en toda regla.

PSOE. Es la democracia, las mayorías y las minorías. Y el juego de tronos: ganar o morir. El ostracismo del dimitido, Sánchez lo sabe.

PSOE. Dicen los sondeos que sin Pedro Sánchez el PSOE sube ocho puntos en intención de voto... Mentira, me lo acabo de inventar, ¿entonces?

PSOE. Algo se mueve; al fin. Tendremos nuevos actores en las elecciones de diciembre. Curiosa pelea por liderar la oposición.

Elecciones. Ya nadie lo duda. Legislatura perdida, en la próxima importa más quién lidere la oposición y quién represente a la izquierda.

Elecciones. Vuelta al origen. La nueva política es un espejismo. La política estaba inventada y es como es. Faltaba perspectiva y ya está.

Elecciones. Ciudadanos en franco declive, Podemos con pies de barro y el PSOE con su propia guerra civil. Mariano eres un crack nato.

Granadilla. Si Clavijo hubiera podido. En los partidos no funciona el ordeno y mando, salvo en el PP y a costa de lo que ya sabemos. Ajo y.

Pacto. Está roto. Una pena. Esclavos de la palabra y dueños de los silencios. Lo de Granadilla estaba cantando y la amenaza, para qué.

Pacto. Toca renegociar las condiciones. La teoría del pacto en cascada es impecable, la práctica impredecible. A los hechos. No repitan.

Pacto. En negociación gana el que dice que no, haga la prueba. La alternativa que no suma no es tal. La afrenta se la comerán con papas.

Tarjetas black. Sinécdoque judicial: la parte por el todo, juzgados por el chocolate del loro y el rescate millonario a la barra de hielo.

Caja Canarias. Si lo que cuentan los testigos del juicio de Las Teresitas es verdad, tela marinera. Si es mentira, delito de perjurio.

Caja Canarias. Lo de Las Teresitas, ¿un ejemplo o la excepción? Amnesia colectiva mientras el dinero del FROB paga las prejubilaciones.

La paga. Prefieren cobrar que trabajar. Y no hablo de oídas. Un trabajo puede fallar pero la paga está garantizada. Incentivo para qué.

La paga. El diferencial que es capaz de ofrecer el empresario no convence: paga y ñapas con total flexibilidad exenta de impuestos. Olé.

La paga. A qué partido hay que votar para que acabe con el incentivo a no trabajar. Sin demagogia. No me haga caso, pregunta retórica.

Dependencia. No sé cuántos miles que se incorporan al sistema, bravo, pero no son todos. Nos hacemos mayores ¿y quién se hace cargo?

Dependencia. Se financia la economía sumergida. A qué partido hay que votar para que acabe con la economía sumergida... Perdón, me repito.

Dependencia. Conectar necesitados. El dinero público bien gastado para un fin elevado, como es el caso. Pero dentro del sistema, qué menos.

Política. Qué arregla quien no sabe del efecto perverso de las buenas intenciones y no domina las reglas del juego. Difícil, digo, imposible.

Política. Cada vez me gusta más.

Erasmo. Fui incondicional. La precisión de lo breve que requiere enfoque, siempre infravalorado. Anticipar el futuro también lo está. Y.

Futuro. Que es ya mismo. Lo difícil es vivir el presente.

Amor. Las cosas importantes las hacemos por amor. Tiene truco: el amor regresa multiplicado; ni lo exija ni lo espere, ahí está.

Por amor. Viejito tecnológico adaptado al formato de los 140 caracteres. Muy recomendable para enfocar y separar el grano de la paja.

(Publicado en el periódico El Día el 1 de octubre de 2016)

En twitter: @pablozuritaes