martes, 3 de noviembre de 2015

Contrato psicológico

La motivación es aquello que nos impulsa a reiterar una conducta repetitiva. Porque para hacer algo por primera vez no hace falta nada, somos noveleros por naturaleza. Sin embargo, cuando hay que ir a trabajar todos los días con cierto entusiasmo debemos haber encontrado el motivo... las personas somos así.

Los expertos definen tres tipos de motivación, la extrínseca, condicionada a la obtención de dinero o reconocimiento público, a recibir un premio, en definitiva, la intrínseca, que se refiere al crecimiento personal y la profesionalidad propia, y la trascendente, que incluye todas aquellas cosas que hacemos por amor, sin esperar nada a cambio.

Ir a trabajar sin considerar que sea una condena. Hacerlo porque nos pagan es combustible de escasa potencia, incluido un aumento de sueldo, que interiorizamos muy rápidamente y lo convertimos en un simple "tiempo por dinero", que diría Rafael Mesa. Nada fascinante. En tal estado cualquier pequeña inconveniencia en la empresa se convierte en un fastidio, un cliente insatisfecho, en una molestia, y un jefe malhumorado, en motivo de suicidio.

Las empresas que cuidan a sus empleados saben que la forma de mantener la moral alta es proponer carrera profesional. Todos conocen la ruta y por tanto las posibilidades de mejora laboral. La organización pone especial empeño en fomentar la formación desde las etapas iniciales y en cada una de las metas volantes. Las empresas excelentes no dan órdenes, se limitan a delegar funciones y a evaluar resultados, y transmiten responsabilidades, trabajan la profesionalidad. Ese es el camino, esa es la energía del éxito.

Ejecutar acciones de este tipo crea vínculos entre la empresa y su equipo, orgullo de marca, fidelidad y entrega. Conducta muy apropiada en la relación con los clientes, por ejemplo. Trabajador y empresa se vinculan también con un contrato psicológico, no solo el contrato laboral con las condiciones formales, sino un vínculo más potente mucho más satisfactorio para ambas partes.


No hay comentarios: