sábado, 14 de noviembre de 2015

Chantaje

(Publicado en el periódico El Día el 14 de noviembre de 2015)

Catalán. Monotema. Artur Mas ejerce de tonto útil y se sacrifica para satisfacer los intereses de no sabemos quién. Mal que le pese, tiene los días contados, que Esquerra Republicana ya dijo que hará lo que sea por seguir con el "procés" y la CUP por coherencia ideológica exige su cabeza para empezar a hablar. Habrá un nuevo "molt honorable" de consenso justo a tiempo, estoy convencido, porque ninguno de los coaligados se atreverá con un nuevo plebiscito no vaya a ser qué. En realidad, el fin ya está conseguido con el envite, la cortina de humo y ahora atentos con la pandorga. Conseguido, sí, privilegios en la financiación autonómica, un concierto fiscal al estilo del País Vasco o la reducción de condena de los Puyol, se aceptan apuestas.

Solo emociones. Rajoy espera, fiel a su carácter; sabe que Mas juega de farol con la deuda pública catalana calificada como bono basura; las farmacias sin cobrar las recetas del sistema de salud y sin liquidez para las nóminas de los servicios esenciales que presta la Generalitat. Iniciar un viaje sin dinero, como es el caso, evidencia que nunca hubo intención real de independencia; no hay una propuesta sólida, solo sentimientos, solo chantaje, llevado al extremo y con el riesgo de que chiflados de ambos bandos se líen a trompadas en el éxtasis de la representación. Todo vale, pensarán, la Historia dirá si se les fue la mano. Los espectadores poco podemos hacer, aunque este año en casa no se brindará con cava catalán; ejerzo mi derecho al pataleo silencioso.

La salida. No veremos los tanques por la Diagonal ni se empleará el 155 ni acabará nadie en la cárcel, al tiempo. Cruce de amenazas y declaraciones en prensa, más humo, más testosterona y los mismos problemas de los ciudadanos sin respuesta. Después, en algún despacho, empezarán las conversaciones en serio, las demandas y las cesiones, y nunca sabremos en verdad cuánto nos va costar la aventura soberanista. Unos pondrán plazos para lo inevitable y los otros venderán haber defendido la unidad de España. Después vendrá la calma. En nada los medios tendrán que ocuparse de las generales y de los pactos para constituir el nuevo gobierno en minoría.

Copiar. En Canarias no podríamos hacer lo mismo, igual lanzamos el órdago y nos dejan marchar con unos cohetes, un sincero que nos vaya bien y dos palmadas en la espalda.

Pronóstico. Me mojo con tiempo de rectificar. Ganará el PP con Mariano o sin él, porque las personas de edad son más, no están para experimentos y seguir igual ya les va bien; además, los conservadores tienen una base de afiliados enorme y son (obedientes) leales a sus colores. El PSOE, castigado en las encuestas, no bajará tanto como presumen sus adversarios, los del PSOE son del PSOE, como los del Atleti. Rivera demuestra que es un gran líder al frente de un elaborado plan de marketing y da instrucciones a sus cabezas de lista para que no se expongan, un buen proyecto sin personas, y lo acabará pagando. Y Podemos, que se desinfla poco a poco, pierde identidad, transita de la "izquierda revolucionaria" a la "tecnocracia del politburó", y ya no es lo mismo; proclamar "yo voto por Podemos" es un acto de rebeldía, hacerlo exige peaje. Intención no son diputados; que se lo digan a IU o a UPyD, que en circunscripciones pequeñas, que son mayoría, con pocos escaños a repartir, no hay espacio para la sorpresa. Aquí CC luchará por el suyo, lo tiene difícil, aunque no imposible, deberá proponer algo distinto, tener voz para decir algo.


(Foto de lavanguardia.com)

No hay comentarios: