sábado, 25 de julio de 2015

Política piramidal multinivel y algo más

(Publicado en el periódico El Día el 25 de julio de 2015)

Teoría. Los afiliados pagan sus cuotas atraídos por la ideología y el carisma del líder, votan en procesos de primarias de acceso restringido, restringido por los padres fundadores, que emplean la propia organización para dar impulso a sus candidatos oficiales. Las bases legitiman el sistema pero no pintan nada, no se pide colaboración, sino apoyo. No hay democracia, no es suficiente compartir los principios de la acción política ni significarse ante la asamblea. Las listas se dictan desde arriba, evidencian el miedo a una democracia real y participativa en donde se imponga la mayoría. No hay autocrítica ni se admite discrepancia con el pensamiento único. Estamos apañados, porque así se comportan los partidos políticos de nueva echadura, los que prometían regeneración, ya no sé si a imagen y semejanza de los de la casta, que puede ser, aunque en aquellos tales conductas no se muestran tan evidentes. Me tranquiliza pensar que en el fondo subyace ambición económica, que con la representación obtenida en las pasadas elecciones entra dinero para pagar coordinadores, portavoces y gabinetes de prensa... "Business is business", aunque sea piramidal.

Grecia. Una cosa fue impedir el cataclismo económico con el rescate a los bancos y otra es pasarse. Admítame la indignación, porque no tiene nombre emplear dinero público para reducir la estructura de aquellas entidades quebradas con el generoso acuerdo, aún vigente, consistente en indemnizar a los agraciados con 45 días de despido, una jugosa paga compensatoria hasta la edad de jubilación y un espléndido plan de pensiones para el retiro dorado; ese asunto tenía una solución igual de eficaz y mucho más barata. Admítame también la analogía, porque ayudar a los griegos a salir del bache me parece muy bien, solidaridad con nuestros socios, pero sin dispendios. Porque eso de las prejubilaciones masivas, los engaños al Estado con las pensiones o la boyante economía sumergida, pues no. Aquello de maquillar las estadísticas, tampoco. Somos buenos e idiotas.

Volar. Esta semana la compañía aérea Norwegian anunció vuelos baratos a la Península en el salón noble del cabildo tinerfeño. Estupenda noticia. Formidable que nuestras autoridades insulares muestren su entusiasmo con la iniciativa de estos avispados inversores escandinavos, pero de ahí a instalar un panel de precios, logotipos y promocionar al nuevo operador... En fin, esa foto no respeta precisamente la competencia que pretenden impulsar. Y una segunda reflexión, al hilo del REF económico que resta por negociar: si una aerolínea ganará dinero con vuelos a 60 euros, ¿por qué subvencionamos el 50% de billetes de primera clase, por ejemplo, con su solomillo, su whisquito y sus manises? Habrá que reconocer que el sistema actual no está bien del todo. Aunque en el Gobierno de Canarias no confíen y aunque haya empresas que pierdan el chollo, bastaría con la bendita competencia y destinar ese dinero del REF a educación o a sanidad, que hace más falta. No es que lo diga yo, los vuelos baratos los vende el presidente del cabildo.

Limpieza. El alcalde de Santa Cruz nos invita a cuidar nuestra ciudad, a quererla mejor. Apunta, con acertado criterio, que no es suficiente destinar más dinero a disponer de más recursos para la limpieza si no hay implicación ciudadana. Ha dado en la clave, imprescindible que coja las riendas, que lidere el cambio de actitud, vaya reto, primero conseguir que los funcionarios -incluida la policía local- y el personal de las concesionarias, interioricen cuál es el fin último de su trabajo.

Hoy 25 de julio. El mérito para los cientos de milicianos anónimos que arriesgaron sus vidas, tenían poco que perder y defendieron su honor. En Santa Cruz aun necesitamos de eso.


martes, 14 de julio de 2015

Apagón en TLP

Los miles de participantes de TLP 2015 quedaron off-line durante varias horas. Tras el trepidante arranque de uno de los eventos más importantes en su género a nivel mundial, el recinto ferial de Santa Cruz de Tenerife se desconectó de internet por alguna causa que los técnicos no han sabido explicar. De los prometidos 30 GB de velocidad de conexión a cero. Desconcierto inicial, la megafonía anunció que la organización trabajaba en buscar solución al incidente, caras de decepción y algún abucheo durante los primeros minutos.
Y algo ocurrió. Unos y otros levantaron la vista de sus monitores y descubrieron a los que estaban a su lado, aficionados también a los videojuegos, a pasear por la nube y a transitar internet. Se descubrieron allí, cara a cara, al lado, justo detrás, enfrente. Nada más que hacer, solo esperar. Y el murmullo inicial se convirtió en un estruendo de gente que conversaba, que se conocía, que se enamoraba... Tenerife Lan Party triunfó como nunca antes, como improvisado punto de encuentro real, no virtual, de miles de jóvenes que decidieron salir de su mundo obligados a vivir con intensidad unas horas de contacto humano.
Nadie se percató cuando la fibra óptica volvió a conectar...


sábado, 11 de julio de 2015

Próxima parada: esperanza

(Publicado en el periódico El Día el 11 de julio de 2015)

Preámbulo. Nadie esperaba un discurso de investidura que invocara al espíritu de Tolstói para llamar a la revolución pacífica. Fernando Clavijo transitó los lugares comunes de la ultraperiferia, el crecimiento sostenible, el fomento y el impulso. Ideas claras, pragmático y predecible. Sin embargo, parece alguien distinto.

Consenso. Es lo que tiene tender la mano, que descoloca a los que están en otra onda. Una reacción natural, que conste: la actitud frente a los acontecimientos en la gestión del cambio arranca siempre con escepticismo. Eso afirman Alan Hooper y John Potter, profesores de liderazgo de Reino Unido, cuando estudian qué pasa en cualquier importante transición en una organización, esquema extrapolable a nuestra situación socio-política. Escepticismo y después una etapa de entusiasmo, de optimismo creciente, a medida que se definen las acciones a implantar. Efímero, porque los cambios tardan demasiado, los resultados no se ven, la propia actividad sufre, se instala el pesimismo hasta que alguien cuestiona si en verdad tanto esfuerzo merece la pena. En ese momento habrá críticas feroces de los opositores, los saboteadores celebrarán el fracaso y cundirá el desánimo entre los que pretenden "cambiar la historia de esta tierra", como propuso poético el aspirante... La historia personal de quienes vivimos en ella, seguro que quiso decir.

Constancia. Si persevera durante el "paso del desierto" empezarán a vislumbrarse pequeñas mejoras que poco a poco servirán de combustible para seguir adelante. Entonces alguien comentará que quizás no fue tan mala idea y aparecerán los primeros resultados. Esto va así. Si se consigue que todos empujen se llega antes y si colocan palos en las ruedas se tarda más. El equipo de gobierno no solo debe propiciar el cambio, sino también denunciar las zancadillas y esquivar los golpes. Atentos a la oposición, de la que esperamos una conducta acorde a las circunstancias y al nuevo talante de los partidos del pacto. Responsables todos.

Medidas. Este proceso requiere ideas, liderazgo y enfoque. El análisis ya está hecho, un diagnóstico preciso que todas las fuerzas políticas se han esforzado en transmitir. Ahora hay que ponerse. Y deben ser exigentes, ya no hay más tiempo para medias tintas ni paños calientes. El nuevo gobierno que se empeñe en facilitar la actividad económica, como prometió el presidente entrante, como única vía para hacer funcionar el sistema. Y luchar contra el fraude para el mismo fin, no solo contra el fraude fiscal. Y plantear medidas a largo plazo con valentía y hablar con Madrid de otra manera y reconstruir el REF para que sea un verdadero instrumento diferenciador.

Utopías. La herencia a beneficio de inventario. Porque el punto de partida es el que es y no otro, y por tanto hay intenciones que será difícil transformar en otra cosa. Incorporar las universidades a la vida civil, enseñar idiomas con eficacia o mejorar la sanidad pública, seremos pacientes. Entre todas, el sueño recurrente de devolver la agricultura al papel protagonista en nuestro paisaje, hasta el punto de proponer avanzar en la soberanía alimentaria. Vaya paquete para el debutante Narvay Quintero, que no solo deberá luchar por los dineros de Europa para los cultivos de exportación, sino que también tiene el encargo de incrementar el autoconsumo, de papas, se entiende, que el de electricidad José Manuel Soria, lo tiene prohibido. La agricultura y su dicotomía, como elemento etnográfico o como actividad económica productiva. Siempre el problema es de comercialización: imaginación para competir en el mercado, para poner en valor su verdadero valor, garantizar la trazabilidad, organizar a los productores, simplificar cómo se factura. Menos burocracia, en definitiva, la solución parece que siempre es la misma.


domingo, 5 de julio de 2015

Copiar y pegar

Que tire la primera piedra. Quién no ha practicado el peligroso “copiar y pegar” en la redacción de los pliegos de prescripciones técnicas, quién no se ha visto con el plazo al cuello o con la mente en blanco. Quién no ha pensado que si el ayuntamiento de Madrid, por poner un ejemplo, publica determinado pliego, el contenido va a misa, bendecido de principio a fin, que el “copiar y pegar” en este caso no tiene riesgo, que por algo son los más grandes, los que más recursos tienen y los que más se la juegan… La experiencia me dice que no es un argumento sólido y que en todos sitios cuecen habas.

No será la primera vez que el pliego de un gran contrato (de varios de millones euros anuales) anuncie en su primer epígrafe la intención de verificar únicamente los resultados obtenidos mediante su ejecución y después dedique un centenar de páginas a describir con pelos y señales los medios que el contratista debe disponer, sí o sí, para la prestación del servicio. En otras entradas ya hemos comentado que esta práctica tan habitual condiciona las soluciones técnicas que podríamos esperar de las empresas que pretenden participar en el concurso.

Tampoco nos sorprende que en el pliego de la limpieza viaria de Villaarriba del Valle se haga referencia a determinada plaza de Santa Marta de la Montaña, que aunque sean municipios de ficción, el error produciría tremenda confusión a los licitadores. Y no solo porque cada administración contratante tiene su propio callejero sino, sobre todo, porque cada contrato obedece a un objeto preciso, que tendrá muchas cosas en común pero que no es necesariamente idéntico. “Copiar y pegar” es la vía de entrada de errores recurrentes en los procedimientos de contratación, un contagio no detectado por prisa o por falta de experiencia en la gestión de ese tipo de servicio en concreto.

En la contratación de servicios públicos estamos inmersos en un cambio de modelo. La selección del contratista es importante pero la ejecución del servicio y el control de esa ejecución lo son aun más y así debe quedar reflejado. Vamos a pliegos más abiertos, más modernos, que permitan que las empresas puedan aportar su propia experiencia mediante con nuevas soluciones técnicas (artículo 22 del TRLCSP). Un buen pliego técnico evita muchos problemas durante la ejecución, eso lo tenemos claro, evitemos la tentación.

(Más contenidos en http://controldeservicios.com/blog/)

jueves, 2 de julio de 2015

Herramientas de alfarero

Todavía hay empresarios convencidos de que sus empleados solo quieren más dinero por menos trabajo: la aspiración de todo asalariado, que tendría otras muchas cosas que hacer si no necesitara ganarse el sustento. Y no están contentos, imposible, claro, unos con el enemigo en casa y otros viendo la vida pasar.

Las empresas son otra cosa. Son el proyecto transcendente de sus promotores, incluso más importante que su propia familia, como afirma un buen amigo empresario, en el extremo. Una empresa es mucho más que un balance saneado y unas expectativas de crecimiento, es una idea transformada en realidad, una superación constante, sobre todo al principio, y un logro del que estar orgulloso. Alcanzar, además, felicidad personal es una aspiración legítima.

Para mejorar el funcionamiento de la empresa hay herramientas, no solo para las cuestiones productivas, sino también para hacer más fluidas y saludables las relaciones personales.

Uno. Elegir bien cada nueva incorporación, valorar experiencia y capacidad, y que atesore habilidades personales y que caiga bien: basta aplicar más intuición en la selección de personal. Además, ser implacable con la falta de respeto, intolerante con los comportamientos vejatorios, egoístas, acabar con las puñaladas traperas, los rumores y todo aquello que puede socavar las relaciones entre compañeros. Ser implacable significa despedir, sí claro, con dinero por delante, siempre el menor de los males.

Dos. Establecer una dirección por objetivos en la empresa, qué todos los empleados sepan a qué se dedica, qué valor aporta a sus clientes, cuáles son los planes para cada ejercicio, qué cosas son más importantes para tenerlas controladas y cómo va a ser ese control y qué resultados esperamos obtener. Si el empresario consigue implicar a sus empleados en la consecución del logro habrá andado la mitad del camino.

Y tres. Delegar, claro, aunque al principio dé vértigo. Hay que delegar, porque una empresa no puede funcionar dando y recibiendo órdenes. Cada cual en su puesto que asuma la responsabilidad de su trabajo, que sea parte implicada. No hay más.