jueves, 7 de mayo de 2015

Tótum revolútum


Encontramos ya promesas de verdad, tangibles. El candidato a la presidencia del Cabildo de Tenerife por el PP, Manuel Domínguez, promete una marina para el Pris, en la costa de Tacoronte, y dos rotondas en la parte alta de ese municipio del norte de la isla. Hay que ser práctico, pensará, con eso de las rotondas, fantástico, a ver quién lo supera. Con lo de la marina confieso cierto estupor, en esa zona la iniciativa privada había propuesto una que la oposición vecinal acabó por dejar en nada... estamos en la isla del no, en fin.

Su oponente al Cabildo por el PSOE, Aurelio Abreu, promete construir depuradoras de agua residual para evitar los vertidos al mar. Magnífico de verdad, por fin una promesa con sentido.

Patricia Hernández, la candidata al gobierno autónomo, aspira al nobel de economía y se propone cambiar el modelo productivo en Canarias, mientras unos trabajan para el IBEX o el PIB, ella lo hará por nuestra gente. No conozco ninguna actividad económica que no sume al PIB, bueno sí, la que está fuera del sistema. Todavía Patricia no entiende bien cómo funciona esto.

Por su parte Australia Navarro, su oponente del PP, promete ahorrar 253 millones de euros a los canarios (eso sí que es apostar fuerte) mediante la bajada del IGIC, quiere reactivar el consumo. No explica cómo suplir esos ingresos ni el plan de ajuste que lo permita. Aunque ya sabemos lo que pasa cuando el PP promete bajar los impuestos...

Fernando Clavijo desde La Gomera, claro, promete reducir los efectos de la doble insularidad en las islas no capitalinas. No dijo cómo.

La Nueva Canarias de Román Rodríguez, que no es tan nuevo, promete no pactar ni con el PP ni con CC, se moja y eso está muy bien. Acaba de definir los dos bandos. Afirma que defenderá los servicios públicos básicos, que también está muy bien, una obviedad pero de calado. Tampoco dijo cómo.

Y Noemi Santana, de Podemos, que dice que su gobierno autónomo no trabajará con bancos que se vean obligados a desahuciar a alguno que no pague su hipoteca... no sé cómo lo hará, porque son todos.

No hay comentarios: