domingo, 10 de mayo de 2015

Respeto con la candidata


Confieso mi indignación. Primero por la entrevista de un veterano periodista: "Los ojos de Melisa Rodríguez Hernández son tan azules como el mar de La Palma. Su rostro, bellísimo, parece modelado por un escultor tomando como inspiración esas tardes plácidas de Argual" que los propios responsables de comunicación de su nuevo partido, Ciudadanos, distribuyen por internet con orgullo. Muerto de risa debe estar el ínclito que la trata como a una niña que se atreve a entrar en la jaula de los leones. Piropos de viejo verde como escuché, pues sí. El texto supura condescendencia, pobrecita.

Pero el remate se lo lleva esta foto que la misma Melisa comparte en redes sociales. Quítela. Usted merece más respeto, usted es la candidata a la presidencia del Gobierno de Canarias, diputada autonómica, como poco, después de las próximas elecciones, usted es una profesional preparada, joven pero con recorrido vital, usted ha ganado un proceso de primarias. Usted no es una muñequita indefensa a la que tienen que arropar, ¿verdad que no? Usted merece mucho más respeto.

Este es Javier Nart, eurodiputado de Ciudadanos, de su propio partido, que vino a la presentación del programa electoral, al que le debe parecer mentira que sea ella la aspirante. Qué gesto más feo, qué paternalismo. ¿Qué estará pensando? Que en Ciudadanos son de espíritu abierto, que impera la igualdad para que una mujer joven sea la cabeza de lista. Pues demuéstralo Javier, muéstrale respeto, dale apoyo y ahórrate la condescendencia.

Si Melisa Rodríguez tuvo el arrojo para presentarse y el apoyo de los afiliados de su partido, pues a trabajar, aunque haya algunos a quienes no le guste. No entiendo como su propia organización permite que se ofrezca tan pobre imagen de su candidata.

Melisa tiene algo que decir, por eso está ahí, pues libérese del secuestro y dígalo, los electores esperan.

2 comentarios:

Pablo Zurita Espinosa dijo...

La igualdad entre hombres y mujeres no llegará hasta que no se superen estas cosas. Cómo tratan a las candidatas sus propios partidos... indignante el paternalismo condescendiente. Ánimo a ellas, muchas barreras quedan todavía por superar.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con el comentario anterior, pero respeto la opinión del señor Zurita. Estoy convencido de que la candidata no necesita ningún tipo de "apadrinamiento paternalista", en cualquier caso el señor Nar no necesita ninguna presentación y sin duda en su ánimo no estará "apadrinar" a nadie. Lo que resalto es que es un lujo tener a gente como esta que represente a cualquier partido político.
Yo soy apolítico, pero si ahora mismo tuviera que apostar por una fuerza política, le daría un voto de confianza a Ciudadanos.