sábado, 25 de abril de 2015

El PP de Manolo Domínguez


Don Manuel es alcalde de Los Realejos y aspirante a la presidencia del cabildo de Tenerife. Difícil tarea defender a su franquicia. Sostiene que la primera institución insular debe ser el nexo de unión entre los ayuntamientos y el resto de las administraciones, autonómica, nacional y europea. De momento es el único al que hemos escuchado describir la razón de existir de la tercera corporación local española por presupuesto.

Plantea un debate anual sobre el "estado de la isla" en el que tendrían voz los alcaldes de todos los municipios y una consejería del litoral, dada la importancia que pretende darle a este asunto en su gestión. A Domínguez le preocupa que la administración pública ahuyente a los inversores con tanta burocracia y cree que habría que deslegislar... Ve oportunidades con el nuevo REF, sobre todo en Granadilla, donde confluye la zona franca.

Se le ve optimista. Propone fomentar el deporte, el deporte de élite, como elemento diferencial para atraer actividad económica, buena idea. Y promete expandir por toda la isla políticas activas para favorecer el emprendimiento que ya ha probado con éxito en su municipio: el cheque emprendedor, el "tax-free" o el "local cero", subvenciones, en definitiva. Subvenciones, sí... qué poco liberal es el PP cuando quiere.

Con el gran agujero negro del cabildo todavía no se posiciona con claridad. No detalló qué hacer con el ITER, la intervención pública en la agricultura, los casinos, el campo de golf y el resto de sociedades propias y participadas. Pero se mojó: venderá aquellas empresas públicas que le hacen la competencia a operadores privados, no importa a cuánto sino el cómo, porque no quiere damnificados, en alusión a los trabajadores. Esta promesa da para un buen titular.

No hay comentarios: