sábado, 3 de enero de 2015

Hacernos oír

(Publicado en el periódico El Día el 3 de enero de 2015)

En Madrid. No es suficiente, aunque Paulino Rivero se conforme. Confiesa su inoperancia (nada nuevo), porque capacidad se le presupone como presidente autonómico. Cuenta con el altavoz de la prensa y conoce bien el laberinto después de diez años en Cortes. El victimismo y el pedigüeñismo son una vía ineficaz de liderazgo, efímera y proclive a la limosna que satisface al que la da, pero que poco resuelve al que la recibe. Han conseguido, él y sus antecesores, que Canarias no se perciba como una oportunidad para España, sino una carga. Cambiar esa apreciación sí que sería un excelente propósito para el año nuevo: el ministro Montoro que deje esa carita condescendiente con el nuevo REF continuista del que poco distinto podemos esperar; los nueve diputados canarios que sostienen al Gobierno que manifiesten su presencia y digan algo, y el Parlamento de Canarias que le eche algo más de ambición e imaginación a sus propuestas. Si el problema es nuestro, algo se podrá hacer; si el problema es de Madrid, seguiremos esperando.

Costas. La elección entre puerto o playa en Santa Cruz, más playa y menos puerto, dicen, bonito eslogan suicida. No haría falta eliminar actividad portuaria para disponer de más zonas de baño, de hecho los proyectos están y siguen pendientes de que alguien se digne: Valleseco, el Castillo Negro o Las Teresitas... ¡Ay, Las Teresitas! O el muelle de enlace, esa conexión del centro de la ciudad con el mar, en la que trabajan tan despacio. Porque el puerto, ese motor económico imprescindible en nuestra condición de isla, es lo primero, aunque haya tantos que se empeñen en relegarlo, y aunque la propia Autoridad que lo gobierna lo explique tan mal y tantas veces parezca que hace la guerra por su cuenta sin considerar al ayuntamiento capitalino; bastaría algo más de información (transparencia) sobre su operativa y sus planes de futuro. Ah, y que alguien se digne a empujar los proyectos: ¿es que en Costas no hay sino funcionarios de manguitos insensibles con la voluntad del pueblo?, ¿no está dirigido por cargos políticos del PP?

Carreteras. Eso tienen los muchos años de llevar la batuta, eso tiene el poder en sí mismo si no persigue un fin más elevado. Lo de la falta de inversión en carreteras en Tenerife no tiene explicación plausible. Las colas en la autopista del norte y sus intersecciones, tantos accesos colapsados por toda la isla... Una lista de atascos que asusta. Aquí a los ciudadanos nos defiende el Cabildo, erigido en adalid por la cara, cómplice del maltrato persistente y continuado. Tanto tren y tanta vaina. A ver si el causante explica qué pasa con los millones gastados en la redacción de los proyectos de las estaciones cuando la línea ferroviaria nunca tuvo financiación ni trazado definitivo. Y usted perdone la retórica, que ya sabemos que el causante no va a explicar nada. Las carreteras que ejecuta el Gobierno de Canarias y se pagan de los presupuestos generales del Estado: ¿tampoco hay responsable político? Y que cuenten bien cuántos años más de penitencia, porque al ínclito "Anillo Insular" no solo le falta el tramo de Santiago del Teide, sino también el de Los Realejos a Icod, ahí es nada.

Contribuyente. Difícil hacernos oír, de momento pagar y punto. Otro excelente propósito para este 2015, porque podemos resignarnos a pagar, de acuerdo, si pagamos todos. Lo de la lucha contra la economía sumergida debe estar en los programas de las elecciones que se avecinan. Quien no le preste importancia se significa. Ahora parece que sí, que estamos sensibilizados para atajar el problema.

Deseos. El año en sí mismo, magnífico invento, como periodo de tiempo acotado con principio y fin. Nos permite fijar metas y evaluarlas. No deje de hacerlo.

No hay comentarios: