viernes, 17 de octubre de 2014

Dar el salto

Hay momentos en la vida de la empresa en los que toca hacer algo distinto; aquello de “renovarse o morir” pero menos drástico y más meditado. Mantener clientes y cuota no basta. Quien se limita a hacer lo que siempre hizo verá como le adelantan por la derecha y por la izquierda. De eso va la innovación en las empresas, la innovación tecnológica, la renovación de nuestra oferta y la que se refiere a cómo presentamos y/o cómo vendemos nuestros productos o servicios.

Hablamos de planificación estratégica cuando tratamos sobre estas cuestiones, cuando sentamos a nuestro equipo directivo, nuestros asesores y consejeros para hablar del futuro, para decidir cómo cambiar y qué hacer en el futuro. Abandonamos nuestra gorra de la gestión y nos colocamos la de estrategas, obviamos la inmediatez y nos adentramos en el medio plazo, dejamos de actuar y nos dedicamos a pensar. Pero no puede ser un ejercicio retórico, la planificación requiere su soporte documental y su justificación con números, un esquema, las alternativas, los pros y los contras, y las proyecciones para los siguientes ejercicios. Esa es la “gestión por objetivos” la herramienta que nos permite actuar con enfoque.

Los cambios no se improvisan, se planifican. Y nosotros desde nuestro punto de vista de empresario debemos adaptar nuestro esquema mental (a veces es lo más difícil) e inculcar al equipo las nuevas directrices. Las empresas son, o deben ser, máquinas engrasadas con personas alineadas a un logro, a ese nuevo proyecto. Y debemos plantear nueva formación como un potente instrumento de motivación. Formación para nuestro equipo y formación directiva para nosotros mismos, para crecer y poder dar el salto.

(Me han propuesto para participar como profesor en el Programa Superior de Dirección de la Pequeña Empresa que impartirá ENIC en Santa Cruz de Tenerife)

No hay comentarios: