jueves, 23 de enero de 2014

Canarias acude a Fitur

La cita en Madrid; el frío se soporta con buen cocido y vino español. Feria a lo grande, una feria donde los operadores coinciden para hacer negocios o para verse en persona y fortalecer las relaciones personales. Un gran escaparate que pone en contacto compradores y vendedores.

Confieso que no entiendo qué pintan las administraciones públicas canarias (ni ninguna otra) con su stand y su despliegue en una feria de este tipo. ¿Qué vende el Gobierno de Canarias en Fitur?, ¿la Zona Especial con tributación reducida, la facilidad para invertir en las Islas o las otras bondades del REF? "Hace promoción", contestará el responsable del ramo, "de sus paisajes, su naturaleza, la simpatía natural de sus habitantes". Es el destino, claro, es que no me entero: el destino es un todo... Creo que en estas ferias debemos cuestionar la presencia de consejeros, presidentes de cabildo, alcaldes y concejales (cuyos viajes y dietas se sufragan con dinero público, by the way). ¿Qué beneficio reporta la intervención del concejal de turismo?, ¿que un touroperador decida contratar un hotel ubicado en su municipio? Pero, ¿cuál es su intención última?, ¿garantizar que la empresa tiene ocupación suficiente para hacer frente al IBI o al pago de la tasa de basuras? Y una pregunta más, si el susodicho concejal no acudiera a la feria, ¿ese hotel no hubiera cerrado el acuerdo con su cliente?

No entiendo por qué el presidente del cabildo debe negociar el número de plazas aéreas para la próxima temporada. ¿Es que los empresarios no tienen su propio canal de comercialización? ¿Qué ofrece la intervención política a este tipo de transacción comercial?, ¿la promesa de menos impuestos? Me cuesta creer que un político hable de productos, precios y formas de pago, que de eso va la negociación comercial. Me da que tampoco esas funciones son de su competencia, por no hablar de capacidad profesional. Para negociar "paxs", ni ellos se han presentado ni nosotros les hemos votado. Además, ¿por qué a Fitur y no a la feria de informática o a la de maquinaria agrícola?, ¿por qué el Gobierno no lleva su propio stand a la próxima feria del petróleo y sus derivados?

El Fitur de los políticos es una foto; una foto carísima y prescindible. Atender con eficacia a los servicios públicos es una tarea suficientemente importante como para prestarle toda la atención desde el poder político... y el que se aburra que busque trabajo en el sector privado; créame, el mundo de la empresa es mucho más emocionante.

(Publicado también en Elblogoferoz.com)

No hay comentarios: