sábado, 26 de octubre de 2013

Tres palabras: Fundación Sonsoles Soriano

Diez años. Diferentes maneras de enfrentar las situaciones trágicas a las que nos somete la vida: lamentar la mala suerte o seguir adelante. La muerte de una hija como principio de algo grande, eso es lo que hacen Georgette y Nicolás. Se ocupan de las personas con discapacidad intelectual cuando no tienen a nadie que pueda hacerse cargo. Y ya son cuarenta, cuarenta tutelados. Colaboro con la fundación desde el principio, con nada, con un mísero donativo y toda mi admiración y apoyo. Y no tengo ese problema en mi entorno pero entiendo la preocupación, primero, y la angustia, después, de quienes sí lo tienen.

Ayer celebramos el décimo aniversario de la Fundación Tutelar Sonsoles Soriano en el Real Casino de Tenerife con notable éxito de público y afecto. Habló Nicolás Soriano -fundador, gran orador y magnífico embaucador- para movilizar voluntades; lo consiguió. También Georgette Bugnion -presidenta y alma mater- que nos contó quién es quién en la organización, los agradecimientos y el proyecto de futuro. Pero sin duda, lo mejor de la velada fue el testimonio de los propios tutelados. “Gracias por darme una nueva familia”, dijo uno de ellos en el vídeo. Enorme emoción. Y misión cumplida.

Ya sabe, no lo dude, contacte con la Fundación si tiene ganas de aportar a un proyecto solidario de verdad, sólido y profesional, con resultados palpables. Ya sea tiempo, dinero o cariño. Se puede ser miembro colaborador, voluntario o mero propagador de lo que hace; difunda la labor inmensa de Georgette, Nicolás y su equipo. No se deje contaminar por el pesimismo imperante, crea en la sociedad, en las personas con iniciativa y en los mecanismos espontáneos que hacen que las cosas funcionen mejor. Felicidades por el aniversario, la tribu les debe agradecimiento infinito.

No hay comentarios: