jueves, 27 de septiembre de 2012

Julio y Santa Cruz, o viceversa

(Publicado en el periódico El Día el 27 de septiembre de 2012)

NADIE hace lo que Julio. Porque no quieren y porque no tienen actividad profesional a la que volver. La política que se nutre de la sociedad en un ejercicio permeable de quienes, con vocación de servicio público, dedican parte de su tiempo al bien común, de ida y vuelta. Ejemplo a seguir, reto para nuestra joven democracia española. Porque el ejercicio de la política como profesión ya sabemos a dónde nos lleva.
Pagó cara las disputas de corral y el estertor de la alianza de las civilizaciones. Difícil defender tales siglas en aquel momento; temerario, iluso, quizás. Porque la idea de Julio como alcalde tiene buena pinta desde que anunció su candidatura, aun ahora. Porque hay muchos a quienes su religión les impide votar al PSOE -aunque Pérez comande la lista- y porque otros tantos no se fían de su intuición como la más hábil herramienta para detectar y apostar por el carisma del que andamos tan escasos.
Condenados a entenderse. Porque la presente legislatura tuvo que haber sido la del consenso (¿estaremos a tiempo?), la del gobierno de concentración: frente común ante un enemigo más feroz que el adversario político. El interés general no admite afiliados, solo ideas, capacidad de priorizar y enfoque. No está la cosa para diatribas estériles. Y así pensaron todos los partidos al confeccionar sus listas, plagadas de caras nuevas, con personas preparadas, verdaderos equipos de gestión..., salvo muy escasas excepciones. Condenados están a entenderse por el interés general.
Y eso tiene ser bisagra, una posición de privilegio cuando los otros deciden no congeniar. Porque Julio Pérez podría haber pactado ser alcalde, con José Manuel y su equipo o con Cristina y el suyo; bueno, quizás la lideresa eclipsada se hubiera refugiado como diputada regional. O incluso haber planteado una integración total con lo mejor de las tres alternativas o lo mejor del pleno en su conjunto. Estoy convencido de que cualquier negociación no condicionada siempre habría colocado a Julio de alcalde. Pero ¿qué más da?, pensará usted. Pues sí que da, y mucho, porque todo proyecto necesita un líder. El líder que genera visión y arrastra voluntades, no hay más, forma parte de nuestra condición humana.
Santa Cruz, mi querida Santa Cruz, aguarda paciente el rescate, imbuida en tal sopor, desafío para los valientes, que se empeñan en defender tu honor en los fortines de Añazo. Ánimo a los que se quedan. Porque no es fácil lidiar con el día a día de la estrechez y los recortes. Queda mucho por hacer. Inaplazable pensar en la ciudad a largo plazo: qué queremos que sea, sin nostalgia, y enfrentar el futuro con ilusión. Santa Cruz debe vivir.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Si aquí no hay nada que hacer, lárgate

(Publicado en el periódico El Día el 20 de septiembre de 2012)

Todo viaje, por largo que sea, se inicia con un primer paso
(Lao Tse, filósofo chino, siglo IV a. C.)

ENCERRADOS en casa. Víctimas de la vida fácil, sin ilusión, víctimas de una sobreprotección sin medida. No salen. ¿Para qué, si no tienen a dónde ir ni dinero que gastar? No se comunican, dicen... tampoco habrá mucho que contar. Vegetan y esperan que pase algo. ¿Qué va a pasar? Pregunte, a ver qué creen que puede ocurrir, ¿el fin del mundo? En realidad, no sabemos qué piensan, porque pensar, piensan, digo yo. El santo día frente al ordenador; navegan por las sendas de la perversión virtual. ¿Quién los entiende?
Huir. Lamentable resultado de una generación de padres incompetentes. ¿Qué ejemplo reciben los jóvenes cuando nuestra sociedad premia la compasión del subsidio, el falso Estado del bienestar sustentado en una paga o el fraude cotidiano en las pequeñas cosas? Y, por si fuera poco, se rasgan las vestiduras porque la difícil-situación-económica-de-la-que-no-somos-en-absoluto-responsables obliga a nuestros hijos a buscarse la vida allende los mares. Mucho han tardado en liberarse del yugo, agarrar el petate y viajar por ahí a buscarse el guiso. Abandonar la condición "ni-ni"; que en Europa o en América a la gente joven no se la trata como vagos inútiles, sino como una apuesta segura de futuro.
¿Qué tendrá de malo emigrar? Desconfíe de quienes se empeñan en amedrentar al soñador, al intrépido con iniciativa, al que mira más allá, y venden las maravillas de nuestra jaula dorada mientras insisten en lo mal que va todo y el poco caso que nos hacen. Pregúntese por qué no quieren que sus conciudadanos cojan camino, por qué. Buscarán acólitos -más fáciles de manejar que las personas libres- o querrán que no se desmorone su densa y útil red clientelar. En fin, disculpe esta deriva conspiratoria, que tampoco era necesaria; puede que el fenómeno sea solo una moda o la coincidencia de conductas idénticas.
Un plan. Es mi propuesta. Pensar en serio qué quieres hacer con tu vida, sin engañarte, pregúntate -y respóndete- cuál es tu vocación, en qué quieres emplear tu tiempo y tu talento, aunque al principio pueda parecer objetivo inalcanzable. El primer paso del camino. Y con esa idea verifica si tienes la formación suficiente para poner remedio y quiénes te pueden ayudar a avanzar. No te dejes obnubilar con las promesas de la emprendeduría, que requiere experiencia y dinero, todo llegará. Juega tus cartas con inteligencia, no tienes nada que perder, ofrécete a lo que sea -aquí o en China- siempre que te acerque a tu meta, mantén el enfoque. Mientras otros lamentan su mala suerte, tú adquieres bagaje, tú forjas tu propio destino.


viernes, 14 de septiembre de 2012

Henri Pierson, conseguidor de sueños

(Publicado en el periódico El Día el 14 de septiembre de 2012)

UN DÍA DESCUBRIMOS quién es nuestro vecino. Y nos sorprende. Quién es ese señor discreto y educado. Porque Henri Gerhard Willem Pierson no fue uno más de tantos que encuentran en Tenerife un lugar para vivir. Conciudadano ejemplar. Hoy recordamos el primer aniversario de su muerte. Un pequeño homenaje a un hombre bueno, preocupado por los demás, que empleó talento, tiempo y generosidad para mejorar el mundo.
Aunque nació en Holanda, fue en Reino Unido donde Pierson desarrolló su trabajo profesional, en el sector de la ingeniería: diseños y patentes para la mejora de la calidad del agua, un gran innovador. Llegó a Icod de los Vinos con su esposa, Nancy, en 1985, para quedarse; piezas sólidas, importantes en la comunidad. Wim fue amigo de sus amigos, conversador nato, culto, de firmes convicciones. Epicúreo, afirman sus íntimos.
Su proyecto "Ojalá", el último de su inmensa labor altruista, en el departamento de Pediatría del Hospital Universitario de Canarias, transformó a Henri Pierson en "conseguidor de sueños" para los niños ingresados. Un vídeo o un ordenador o un payaso, o la decoración de las habitaciones; y escuchar sus desvelos y hacer realidad sus deseos. Como a la pequeña Lorena y su madre, para quienes organizó el viaje de esperanza a Lourdes, cuando le dejó de funcionar el tratamiento.
Se fue tranquilo, con la maleta hecha, satisfecho con su vida, jamás tentado por los laureles de la fama. No hubiera estado muy conforme con este reconocimiento público, necesario, sin embargo, por agradecimiento, para dar fe de quién fue, para preservar su recuerdo, para que perdure su ejemplo.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Si Tenerife se moviera, revolución

(Publicado en el periódico El Día el 13 de septiembre de 2012)

NO CUELA. La iniciativa #TFseMueve apesta a propaganda oficial; nada que ver con una revolución ciudadana. Porque el hartazgo no se manifiesta con logotipos de diseño ni vallas publicitarias ni apoyo institucional. Además, a día de hoy, y créanme que lo lamento, la inclusión del puerto de Santa Cruz de Tenerife en la Red de Transporte Transeuropea parecería no obedecer a ningún criterio objetivo: hemos llegado tarde, basta un paseo por el litoral chicharrero. Si ocurriera, que está difícil, hablaríamos de discriminación positiva, una concesión que nos cobrarán con intereses. Esta propuesta "light" no rompe con el contemporáneo "inmovilismo revolucionario" que pretende cambiarlo todo para que se quede como está.
Bien pensado, la idea de una sublevación pacífica puede que sea la única forma de sacar a esta isla del ostracismo. Tendrían que aparecer líderes que den la cara, ajenos al "polit bureau", capaces de enfrentarse al poder con la autoridad que le otorgue el pueblo amotinado, capaces de hablar claro, sin miedo a represalias, capaces, también y sobre todo, de proponer alternativas de futuro. La presión social debería ser tal que quienes están ahora al frente de las instituciones públicas se vieran obligados a dimitir y a convocar elecciones. Para ello habría que desmontar el clientelismo imperante, destapar los intereses no confesados y señalar a los culpables.
-¿Dimitir? ¿Convocar elecciones anticipadas? ¿Al Cabildo, al Gobierno de Canarias? Usted se me chifló del todo.
Vivimos en democracia y la democracia tiene sus mecanismos, formales y no formales. Y cuando la casta política no atiende sus obligaciones, más preocupada en mantener su "statu quo", el ciudadano puede y debe salir a la calle a expresar su disconformidad por el bien común, que de eso se trata. No nos olvidemos de que la política o la economía no son fines en sí mismos, son una mera forma de organización para conseguir bienestar y felicidad. Hay todavía quien no ha caído en la cuenta de que tras cada voto hay una persona con su vida, sus miserias y sus alegrías.
El nuevo ideario sumaría acólitos de inmediato. Requiere solo tres líneas maestras sobre las que gire esta nueva era: la simplificación administrativa, la lucha contra el fraude y la negociación de un estatuto dentro de Europa con bajos impuestos y facilidad para el tránsito de personas y mercancías. Y ya está, y que funcionen los mecanismos del libre mercado. Menos trabas a la actividad económica para fomentar las inversiones, lucha sin cuartel contra quienes abusan, defraudan o están al margen del sistema y una herramienta legislativa que le costará mucho más barata a nuestros socios de la Unión que el actual, insostenible e ineficaz entramado de subvenciones.

[Relacionado: Tenerife no se mueve, rehén de CC]

jueves, 6 de septiembre de 2012

Tenerife no se mueve, rehén de CC

(Publicado en el periódico El Día el 6 de septiembre de 2012)

MANTENER el pleito insular en la gaveta nos ha costado carísimo. Carísimo a Tenerife, que sigue a la cola. Un periplo "canario conoce tu tierra" dejará pasmado al sufrido tinerfeño (habitual de los atascos), que se maravillará con el túnel de El Hierro, los viaductos de La Palma, la circunvalación de Las Palmas o los túneles a Mogán. Desde hace años, puentes, túneles, carreteras, hospitales, aeropuertos, ampliaciones portuarias..., salvo el tranvía, oiga, aunque no es inversión autonómica, que conste. En la búsqueda del equilibrio, Tenerife relegada a después, a este después de ahora en el que ya no hay dinero.
No hablar del pleito insular y comprar el silencio. Convencido de que no hay mejor opción política en la isla redonda que votar por CC. Y quizás la falta de cohesión de los partidos nacionales en la provincia occidental esté orquestada desde Vegueta, que en Las Palmas tienen claro que en política y en el amor vale todo. El poder para Tenerife y los dineros para las islas que la sostienen en él; o no, disculpe, que un territorio no tiene la capacidad de gobernar, sino las personas, y Rivero les viene al pelo, dócil y trabajador, igual que los anteriores.
Tenerife no se mueve porque no se mueve ni se ha movido nunca. Aquí se impone el "no lo toques para que no se joda", con perdón, y así, cuando los cambios (o los abusos) suceden, ya es demasiado tarde. Dictadura del "no a todo". Aquí nos dedicamos al regate en corto, al "qué hay de lo mío" y a la "piña asada, piña mamada". Y la política, excelentísimas, no admite ni el corto plazo ni la protección de los intereses particulares ni la cesión a beneficio de inventario; la política va del futuro, de anticipar, de tomar decisiones cuya repercusión veremos, en su caso, dentro de veinte años. No sé si usted se acuerda de quiénes porfiaban en contra de peatonalizar el casco lagunero...
Y vaya sorpresa. La Red de Transporte Transeuropea nos desvela la realidad de un puerto moribundo, con tránsitos de y para La Luz y Las Palmas. El puerto, ay, el puerto. Cómo va a operar sin superficie, con el Dique del Este en obras y la miniexplanada de la dársena de Los Llanos colapsada, encajonada. La apuesta por Granadilla -¿otra maniobra del Sanedrín?-, a medio plazo, ¿qué expectativa sin clientes? Lloremos desconsolados porque dicen que enfrente no jugaban limpio, que bajaban las tasas y que las pérdidas se cubrían con dinero público en un ardid de libre competencia subvencionada. Inocentes chicharreros.
Ducha fría. Estupenda para adquirir conciencia y escarmentar. Y no me vale que estos mismos me pidan apoyo, responsables por complicidad o inacción, que se vayan a tomar Fanta. Liberada, Tenerife encontrará camino.