jueves, 24 de noviembre de 2011

El personal sanitario en pie de guerra

(Publicado en el periódico El Día el 24 de noviembre de 2011)

PERO qué se creen. Es vergonzoso. El país sufre una situación de profunda crisis económica y estos irresponsables agravan aun más la saturada prestación de este servicio básico. Indignante. Que los funcionarios vayan a la huelga en la sanidad pública evidencia también una honda crisis de valores, no solo por ellos, sino por la escasa contestación del resto de la sociedad.
Porque, en realidad, ¿qué piden? Ni periodistas ni los propios responsables políticos han sabido descifrar qué se esconde detrás de estas jornadas de paro. Dicen que se va a destruir no sé cuántos puestos de trabajo y que se va a mermar la calidad del servicio que recibe el ciudadano. Por muy denunciable o injusto que fuera este nuevo escenario, en su caso, no es motivo suficiente para declarar una huelga. El derecho a la huelga está pensado para otra cosa.
Cuando escuchamos que el personal sanitario pone el grito en el cielo por tener que trabajar las treinta y siete horas y media a la semana (que establece el estatuto de la función pública, la ley, ojo), solo se me ocurre preguntar quién autorizó que se vinieran realizando solo treinta y cinco. Y por qué nadie -¡ni siquiera la oposición!- pide explicaciones por esas dos horas y media no trabajadas de tantos miles de funcionarios durante tantos años.
Y luego nos escandalizamos con las pensiones que el gobierno griego pagaba a sus difuntos... Esto es mucho más grave, porque unos y otros son cómplices del fraude. Fraude a los ciudadanos, a los contribuyentes que apechugan con las inclemencias del paro o las penurias que padecen sus empresas. Tremendo. Y no les da vergüenza; los representantes sindicales confiesan su disgusto en rueda de prensa.
Y digo yo que tendrán nombre quienes firmaron esos acuerdos en los que se pactó reducir la jornada con sus carísimas consecuencias, expedientes que dormirán en algún archivo el sueño de los justos. Qué falta hace que alguien pague y se responsabilice, de una vez por todas, por perpetrar semejante atraco al erario. Sí, amigo, atraco a usted, a mí y a todos.
Por si fuera poco, los convocantes justifican el paro como protesta contra los recortes que la Administración plantea para reducir los gastos y tratar de equilibrar las cuentas, es decir, que expresan beligerantes que no están de acuerdo, que les parece mal esa solución, vaya. Otra grave incongruencia: van a la huelga para hacer política, mas no sorprende tal conducta sindical.
A estas alturas, con la que sigue cayendo, aún no se prohíben huelgas ilegales de estas que no persiguen mejoras laborales; quizás todavía no hemos tocado fondo.

3 comentarios:

Antonio Ruiz dijo...

Caballero, usted deja bastante claro que no tiene ni idea de que va este tema, no se molesta en hablar con los trabajadores del servicio canario para saber que nosotros vamos a la huelga para que no se siguan vulnerando nuestros derechos y se tiren por tierra todos los logros sindicales alcanzados en años aneriores. No somos un "balón de dolores" para que sigan pateándonos, bajandonos el sueldo, aumentando la jornada laboral, dejando de contratar personal (lo cual conlleva una carga asistencial que ya se dirige a lo insostenible), poco menos que no te puedes poner malo porque te descuentan una barbaridad.....y ellos que hacen, poner a la sociedad en nuestra contra, enganándoles y sin decirles que los afectados de todo esto serán los propios usuarios.
Yo trabajo en urgencias del hospital La Candelaria y le puedo decir con toda seguirad que todo el personal está harto de que tengamos que pagar los "platos rotos" (nosotros y todo personal público) de años de mala gestión y que no haya ningún responsable y que ahora vengan a pisotear nuestros derechos y encima nos carguen aún más de trabajo. No somos egoístas, simplemente no queremos que nos tomen más el pelo. Yo mismo veía bien la bajada del 5% del sueldo del año pasado, pero ya se les ha ido la mano con la tijera.
Por esto que le argumento y más cosas debería de disculparse al personal sanitario por ese artículo en el que nos describe como irresponsables y egoistas. No se da cuenta que no solo luchamos por nuestros intereses(como bien hace todo el mundo), sino también para que la sociedad canaria se dé cuenta que este servicio básico como usted describe, atravesará por su peor momento y ellos serán los perjudicados..menos personal, peor calidad asistencial, aumento de listas de espera, sobrecarga laboral..etc.
Espero haberle hecho pensar un poco al menos en sus palabras. No le pido que cambie de opinión pero si que cuente la verdad, tal y como es y no nos pinten como egostias y personas sin valores, porque para trabajar con personas enfermas, hay que tener valores, y muchos, quizás más de los que usted conozca.
Un saudo. (Antonio Ruiz; enfermero)

Anónimo dijo...

La estupidez se apodera de nosotros..., hemos dejado que los estúpidos nos gobiernes asesorados por ineptos y corruptos... y ahora hay que cargarse todo el sistema. Que tengan cuidado con lo que hacen...!!!, la mierda les puede llegar a ellos...!!!.
No merece la pena dejar comentarios ante la campaña de desprestigio de la función pública que están realizando, como si la privatización de servicios fuera la solución de sus problemas y sus errores... El tiempo pone a cada uno en su sitio... Tiempo al tiempo!!!. (Otro funcionario y empresario)

Pablo Zurita Espinosa dijo...

Estimado Antonio,
No pretendo que los trabajadores de la sanidad estén de acuerdo con mi denuncia. Entiendo que desde dentro las cosas se ven de otra manera.
Estoy de acuerdo que el personal no debe pagar los años de mala gestión.
No he llamado egoístas a los trabajadores, irresponsables sí, y por supuesto que me disculpo, mi intención no era ofender; tengo a todos los profesionales de la sanidad en alta estima.
Me parece encomiable que muestren discrepancia con las decisiones políticas pero no creo que la huelga sea la manera. Para reconstruir España cada uno debe estar en su puesto y acatar las leyes, de eso va el artículo.

Anónimo, estoy de acuerdo, urge cambiar el sistema y tiene usted razón, mucho inepto y mucho corrupto (lo cual no exime de responsabilidad)
No hablo de privatizar nada, al contrario, el funcionario todavía no se cree el importante papel que juega en la sociedad. Sólo comento que el juego democrático exige cumplir con las leyes y si no nos gustan, cambiarlas.
A ambos muchas gracias por leerme y por sus comentarios, el debate nos enriquece a todos.