jueves, 27 de octubre de 2011

Pedro Solbes, mándese una papa


(Publicado en el periódico El Día el 27 de octubre de 2011)

VA A TENER razón el editor de este periódico cuando pide con insistencia la independencia para Canarias. Es indignante. Me resisto a ser ultraperiférico y me niego a ser considerado por la Unión Europea como un ciudadano en "dificultades permanentes" y por ello merecedor de toda su condescendencia. Aún me queda algo de orgullo. No sé usted, pero yo creo que no vale todo, no, que Canarias merece algo mejor. ¿Es que nadie va a cuestionar esta política de permanente mendicidad?
El exministro Solbes firma un informe con "veintidós recomendaciones que servirán de base para la negociación de los fondos que llegarán al Archipiélago" y se queda tan ancho. No propone intentar mejorar las condiciones socioeconómicas, no, este señor asume que nuestra relación con Europa va de eso, de dinero, y no quiero ser soez, pero esa conducta sumisa tiene nombre.
El informe se las trae. Apoya sin fisuras la continuidad del POSEI, del paquete de subvenciones a las producciones agrarias. Solbes afirma que ha demostrado "capacidad para respaldar la agricultura de las RUP". Pero ¿qué quiere decir? Debe de ser que entiende admisible que el ochenta y cinco por ciento de los productos verdes que se consumen en Canarias venga de fuera y que no exista un tejido real de agricultores profesionales; ¿eso es respaldar la agricultura?

Plantea nueve objetivos para las RUP de financiación, y habla de mejorar la de las empresas con dinero público, de movilidad, con más ayudas, de consumo, de transporte, de comunicaciones, de energías limpias, de cohesión social, y afirma que "deberían disponer de recursos presupuestarios suficientes para seguir compensando las dificultades permanentes" (dificultades permanentes, ¿pero de qué va este tío?) de regionalización con más financiación pública para acciones conjuntas con terceros países, de puerta de entrada para mejorar las relaciones y europeizar el entorno, y transversales para que las RUP sean tenidas en cuenta en la corte de Bruselas.
No entiendo nada, imagino que usted tampoco. Una mera declaración de intenciones. ¿Y las personas?, ¿dónde están las personas?, ¿por qué el funcionario Solbes no se preocupa por las personas?, ¿porque somos de una región ultraperiférica, léase colonia?
Puede que alguien piense que este documento suponga un respiro cara al futuro económico de las Islas. El que encargó el informe claro que debe de estar convencido de que estamos condenados a vivir de los subsidios. Cómplice.
Mas el excomisario europeo nos abre la puerta a negociar la autodeterminación. Concluye que el modelo económico de las RUP "responde a una visión de mercado propio, pero no de mercado único". Pues eso, habrá que buscar otro camino para afrontar la globalización y los retos que nos depara el futuro.

jueves, 20 de octubre de 2011

El coherente equilibro entre minorías y mayorías

(Publicado en el periódico El Día el 20 de octubre de 2011)

SI TODOS en Canarias, por poner un ejemplo, votáramos por un partido independentista, dejaría de ser esta una opción minoritaria, sería la mayoritaria en las Islas y, con toda certeza, la tercera fuerza política en las Cortes Generales con quince diputados. Por tanto, llave de la gobernabilidad en España, como ya lo fue el PNV vascongado o el CiU catalán; jugaríamos desde la colonia al "tin marín de dos pingüelos" con los dos grandes. Inquietante.
Si, por contra, todos en el conjunto del Estado votáramos a los impulsores del 15M, otro ejemplo, dejarían de ser la minoría díscola y pasarían a gobernar en mayoría absoluta, absolutísima. Nada que rechistar. Quienes proponen hoy el fin del sistema tendrían la oportunidad de eliminar el sistema, el mismo sistema que les habría permitido, en tal caso, esa posibilidad. Desconcertante, no cabe duda. Llevar las cosas al extremo descubre la inconsistencia del mensaje.
Cree el adicto a las máquinas tragaperras que, jugada tras jugada, aumenta la posibilidad de obtener premio, mas las leyes de la matemática del azar otorgan a cada tirada la misma probabilidad. En esto de las elecciones ocurre igual: todas las candidaturas arrancan en el sufragio con el mismo número de representantes, es decir, con ninguno. Pero hay quienes se afanan en que esta realidad no sea patente y machacan la idea de la existencia (prevalencia) de los partidos mayoritarios, como si las encuestas otorgaran una ventaja real.
Perdone la siguiente conjetura, y es que puede que haya quien trate de manipular: ¿a quién le gusta votar por un minoritario perdedor? Pardillo. Y ellos (los otros) lo saben; ellos saben que el pescado no está vendido, que los resultados que auguran los sondeos se forjan voto a voto, uno a uno, que a las nueve de la mañana todos los aspirantes son minoritarios, y que el aura de vencedor atrae acólitos y que nos gusta estar en el equipo vencedor. Sin tanta influencia (léase manipulación) los presuntos minoritarios dejarían de serlo. Conspiración borrego, más de lo mismo.
Porque hay otra evidencia que no puede pasar desapercibida: el ciudadano Mariano obtiene una calificación más baja en las encuestas que el mártir Pérez Rubalcaba, y a su vez este también pierde frente a la (presunta) minoritaria Rosa Díez. ¿Será muy pronto para una mujer presidente? Esto de las encuestas es sorprendente, quizás funciona la marca y no tanto las personas, aunque la política vaya precisamente de esto último, de las personas.
En mi opinión, lo peor de los próximos comicios es la endogamia continuista, los mismos candidatos; son los mismos de siempre, una y otra vez. Y se me ocurre que si resultara imposible un gobierno de concentración quizás haya que pensar en nuevas minorías, digo mayorías.

sábado, 15 de octubre de 2011

"Cómo encontrar trabajo. Guía práctica"

Pensado para quienes tenemos la necesidad de trabajar para vivir.

¡Ten fe! En ti mismo, en lo que hagas, pon ilusión y entusiasmo, traza un plan y cree en él.

Este libro te dará las claves para que encuentres empleo, pero no uno cualquiera; persigue tu vocación.

Un desafío a ser optimista como actitud básica que te conducirá a la felicidad.

Una estrategia para la búsqueda activa de empleo"Suplemento Mercados, periódico El Mundo

Con la perspectiva y la experiencia acumuladas, puedo afirmar que éste es un método infalible…” El autor


jueves, 13 de octubre de 2011

La tercera vía

(Publicado en el periódico El Día el 13 de octubre de 2011)

Siéntate a mirar alrededor
cuéntame si hay algo mejor
(Presuntos Implicados, 1997, de su canción "Edén" del disco "Siete")

TANTA SEGURIDAD abruma. La presunta victoria electoral del PP me supera y la deriva del fenómeno aun más. Mientras esperamos a que aflore el liderazgo suficiente que nos sitúe como país libre –y no entro a valorar el concepto de libertad que cada uno desea- enfrentamos la política nacional con expectación.
Los más se apuntan al carro victorioso y aclaman exultantes el comienzo de una nueva era en la que no importa el qué ni el cómo, sino el quién; sin reservas. Confieso cierta envidia insana de quienes llegan al convencimiento de las bondades de la política del PP, de la presunta política del PP, sin ahondar más, sin más explicaciones, sin esgrimir siquiera un solo argumento convincente; ¿será cuestión de fe?
Mas no busque el antagonismo; con mi perplejidad no pretendo defender la política del PSOE ni su presunta nueva política que parece que ni ellos mismos llegan a entender. Debe ser muy complicado reinventarse cuando se es parte de un todo, desprender la pátina del gafe, la sombra de la crisis y del inmovilismo.
Y ni mucho menos caeré en la tentación de la triangulación nacionalista, del compromiso con lo tan próximo que obvia el interés general, el nacionalismo de la red clientelar de obligado cumplimiento. El chantaje tenaz que ha conseguido ahondar en los desequilibrios territoriales, claro, esos pleitos que aportan el combustible, la extorsión, el punto débil de la acción política con estrechez de miras, qué hay de lo mío.
Cabría pensar que con los resultados que vaticinan las encuestas no haría falta acudir al sufragio universal, que debía ser obligación perentoria del ínclito aspirante designar a sus ministros y comenzar la regeneración del gobierno y de la vida política cuanto antes. Ya puestos a ser austeros seamos austeros.
Imposible negar el evidente mutismo de la primera parte de la parte contratante sobre los asuntos de verdadera enjundia que planean sobre la realidad española y su futuro. Es humano evitar defraudar a la parroquia, ocultar aquello que la necesidad obliga y dejar de poner los puntos sobre las íes de insostenible, inexplicable e inasumible de aquello a lo que hay que meterle mano de modo inaplazable.
Reivindico la tercera vía. Esta situación extraordinaria requiere conductas extraordinarias de personas extraordinarias que entiendan la trascendencia de contar con la participación de todos, alcanzar el convencimiento de que ninguno atesora la verdad absoluta ni la solución perfecta, que estos tiempos exigen consenso. Apostemos por la tercera vía, por un gobierno de concentración a propuesta del aparente presunto vencedor como responsabilidad de Estado.

jueves, 6 de octubre de 2011

Valentía política para erradicar las subvenciones

(Publicado en el periódico El Día el 6 de octubre de 2011)

Y NO SOLO algunas, habría que eliminarlas todas. Ahora se vuelve a hablar de la Reserva para Inversiones en Canarias (la RIC) incluida en nuestro Régimen Económico y Fiscal (el REF), la norma franquista que todos se empeñan en defender, esa que en 1972 sustituyó a la ley de puertos francos y que algunos añoramos. Y es que el Gobierno emite deuda.
Con la RIC el empresario se compromete a destinar parte de los beneficios de su empresa (hasta un 90%) a activos para mejorar o hacer crecer su negocio. En definitiva, en vez de liquidar el impuesto, me guardo las ganancias y ya veré cómo las empleo, además consigo capitalizar mi balance con la ayuda inestimable de la política ultraperiférica.
-Déjate de tecnicismos y dime qué pasa, por qué no te gusta.
Lo primero es que no repartes beneficios y, por lo tanto, no retribuyes al capital, ni siquiera el que tú mismo has invertido. Lo segundo es que al no tener que desembolsar el impuesto prestas menos atención a los cierres contables, no cuestionas la aparición de enormes beneficios y dedicas pocos recursos a conocer el estado real de tus cuentas, total. Lo tercero es que mantienes boyante la tesorería en la empresa, liquidez que te permite crecer con fondos propios.
-Vuelves a hablar en chino.
Perdona. Al dotar RIC, que en la práctica es tan solo una declaración de intenciones, no pagas el impuesto ni te llevas los beneficios y, por tanto, mantienes el dinero en la empresa; nadas en la abundancia por la gracia de Hacienda, puedes comprar más "stock" de mercaderías, contratar más personal o dar crédito a tus clientes. El negocio asciende como un cohete, sin problemas financieros, la empresa gana dinero aunque tú no veas un duro.
Pero claro, tienes de plazo cuatro años para materializar las inversiones y el tiempo pasa volando; llegado el momento, ¿con qué dinero inviertes si ya lo has empleado en otras cosas?, y además, ¿dónde inviertes si la economía está en recesión y es época de estarte quieto? Donde tuviste que pagar treinta, ahora tienes que invertir noventa. Y en caja ni tienes los noventa ni los treinta ni nada.
-¿Y ahora?
Resígnate. Puedes comprar deuda soberana del Gobierno de Canarias para lavar el capital dotado en vez de invertirlo. Quizás un banco te preste esos noventa si aportas los títulos en garantía y abonas los intereses. O, si no, busca los treinta para restituir a Hacienda el impuesto aplazado.
Esto tienen las subvenciones, que condicionan tanto el funcionamiento de las empresas y que no sabemos si favorecen o perjudican hasta que no sufrimos en carne propia sus nefastas consecuencias.

lunes, 3 de octubre de 2011

Los que faltan por irse al paro

Qué pasará por la cabeza de tanta gente malhumorada en su puesto de trabajo. Es tan habitual un bufido, una mala contestación o que pasen olímpicamente de nosotros, que ya casi ni nos damos cuenta. Gran pacto de Estado para la relegar la atención al cliente al ostracismo.
De qué vale el esfuerzo inversor, la refinanciación del endeudamiento, la aplicación de la última tecnología, el más preciso control de gestión financiera, si al final nuestro negocio depende de las ventas y las ventas de la satisfacción de nuestros clientes y ésta de la calidad del servicio recibido y esta última de ese antipático empleado...
Su inversión, avispado empresario, confiado accionista, está en manos de alguien gris al que no le gusta su trabajo y que tiene la osadía de tratar mal a sus clientes (los de usted). Y mientras usted no preste atención a este particular su empresa se hundirá sin remedio.
Quizás alguno le eche la culpa al Gobierno (da igual cuál) porque el sistema educativo no forma ciudadanos más alegres, más educados, más conscientes o más serviciales. La culpa siempre es de otro.
Si por contra resulta que usted es de esos que le molesta atender a los clientes, hable con su jefe cuanto antes para que lo mande al paro, anticipe el cierre de la empresa y evite que todos se queden sin trabajo.
Detectar contra quién luchamos es lo más importante, el punto de partida.