sábado, 11 de junio de 2011

De la "Spanish Revolution" a la ineficaz "Cutre Acampada Española"

No soy nada sospechoso. La revolución en España es necesaria, debe seguir adelante, deben propagarse los aires de cambio en todos los ámbitos de la vida pública y debemos modificar nuestra conducta individual. También es preciso realizar autocrítica sin complaciencia.
El movimiento 15M abre la puerta a la esperanza: años de soportar los abusos de quienes manejan el sistema y el pueblo dice "¡prou!". Enorme satisfacción y así lo he defendido en prensa.
Mas la insistencia lleva a la indiferencia. Las movilizaciones en la calle con carácter permanente se convierten en otra cosa, ya perdieron por agotamiento su función reivinticativa.
El movimiento que persigue el cambio no puede ser inmovilista en la forma en que lo propone porque muestra incoherencia en el mensaje y en ese instante deja de servir, resta y no suma, pierde adeptos, es frágil a los ataques de quienes se aprovechan del sistema en su propio interés.
Estos mismos son los que buscan consenso en el movimiento revolucionario, preguntan por propuestas concretas, desean que aparezcan portavoces que copien el modelo oficial. Y en la revolución del pueblo, es la gente la que expresa su opinión, ¿quién es el pretencioso que quiere asumir la representación del pueblo que se alza de forma espontánea?
La prolongación de las acampadas en la calle echa por tierra lo conseguido, trivializa lo que está llamado a ser algo grande, no el jolgorio de los pocos cientos que pernoctan al raso, sino la capacidad de exigencia pacífica de los cientos de miles de ciudadanos que decimos basta ya.
Urge desmontar el campamento. Las redes sociales en Internet mantendrán viva la mecha del movimiento, vigilantes, expectantes para actuar con contundencia allí donde el abuso del sistema lo precise.
Esto es lo que todavía pocos han entendido: el poder de la Red para convocar en un instante a miles de personas que deseamos que las cosas cambien.

2 comentarios:

Daniel Egido dijo...

Estoy deacuerdo. Debe basarse en la continua creación de estrategias divulgativas, renovándose y variando.

Anónimo dijo...

Eso lo dice un montón de gente, y muchas veces, informate porque las RED es muy extensa. Las 'acampadas cutres' han sellado, certificado, ratificado, materializado, la vida de la red, poniendo en nuestros ojos y corazón, todo aquello que imaginavamos. Es cierto, ahora la RED somos nosotros, y ya nada va a como antes.