domingo, 27 de febrero de 2011

Candidatos

Los partidos ultiman las listas electorales. Confían en las encuestas para colocar los puestos de salida: el equipo para el gobierno o la oposición; a partir de cierto puesto, nombres de relleno.
En nuestro sistema (ineficiente, por cierto) de listas cerradas, cada candidatura debería contemplar al menos jugador titular y puesto correspondiente a la mayoría absoluta (la mitad más uno), es decir, quién está previsto que ocupe qué puesto y por qué.
Ya que el votante se traga la lista, los partidos deberían hacer el esfuerzo de describir a los aspirantes y aunque sea un esbozo de plan de gestión.
Por poner un ejemplo, en la lista del PP a la alcaldía de Santa Cruz liderada por Cristina Tavío, el partido podría indicar que Pablo Matos va de número dos, por su prestigio profesional y buen hacer en el Congreso y que gestionará el Área de Urbanismo si su candidatura resulta vencedora de los comicios... un ejemplo, es sólo un ejemplo. Y así hasta los 14 concejales necesarios para gobernar en mayoría.
Sería de agradecer que fueran capaces de exponer a priori quiénes de la lista ocuparán también tareas de gestión y los que sólo ejercerán funciones de gobierno; no es necesario que todos los concejales de la lista vencedora estén liberados a sueldo.
Mejor sería implantar un sistema de listas abiertas y que sea el votante el que evalúe la capacidad de cada candidato... aunque parece que nadie se atreve a proponerlo.

domingo, 20 de febrero de 2011

Menos diagnóstico y más acción

En época de elecciones los candidatos se afanan en contar lo preocupados que están, cuánto saben sobre los problemas de la ciudadanía y lo mal que lo han hecho todos en el pasado, incluidos ellos mismos.
Discursos bien meditados que describen el negro panorama de la crisis y el desempleo, que mencionan el inmovilismo de los gobernantes actuales en el municipio, en la isla, en Canarias o en Madrid. El diagnóstico queda claro, muy claro y los agentes causantes de la enfermedad también: retórica del razonamiento lógico.
Falta el cómo. Son muy pocos los que hablan de cómo solucionar los problemas, del proceso paso a paso, en el ámbito de las competencias de cada administración, con las leyes vigentes, con la limitación presupuestaria, ...
"Vamos a simplificar la burocracia administrativa" exclamó un conocido candidato y cuando uno de los presente le preguntó cómo lo pensaba hacer, espetó: "dennos responsabilidad de gobierno y verá cómo lo hacemos". O en realidad no sabe cómo hacerlo, o no se atreve a decirlo (no vaya a ser que alguien se moleste), o piensa que el carisma del líder es suficiente para que su proclama sea aceptada como dogma de fe.
El que repite lo tiene peor, cabría preguntarle porqué no aprovechó la oportunidad que ya le dieron los electores o hacerle ver la incoherencia entre el mensaje y los hechos. En política la coherencia (de momento) no se castiga.

domingo, 13 de febrero de 2011

Cómo se afina un piano

Jamás lo imaginé. Afinar un piano es un trabajo artesanal. Artesanal de verdad, sin apenas herramientas, en dónde las nuevas tecnologías no pueden competir. Nada capaz de superar al oído del afinador de pianos, preciso y entrenado para esa tarea.
No es un virtuoso de la interpretación, no es músico, no sabría tocar una pieza. El afinador de pianos es un profesional imprescindible y especializado. Hace su trabajo y se va.
El afinado de un piano es un trabajo artesanal, insisto, que consigue la perfección desde la imperfección, encuentra cada nota y acopla los acordes.
Fue una sorpresa, el primer paso es desafinar el instrumento, siempre empieza de cero. Demolición y reconstrucción.

sábado, 12 de febrero de 2011

¡Socorro, quiero ser digital!


Mi amiga Alicia Feliciano me propone presentar su libro "¡Socorro, quiero ser digital!" recién salido del horno de Editorial LID. Nos habla de lo que ocurre en Internet hoy, que es mucho.
Confieso que todavía no sé cómo voy a enfocar la presentación, es todo muy interesante. Seguro que suscitará un profundo debate.
Será este próximo martes día 15, a las 20:30 horas, en el Real Casino de Tenerife, en la Plaza de la Candelaria de Santa Cruz.

sábado, 5 de febrero de 2011

Acción versus inmovilismo

Problemas de compleja resolución para los que no estamos preparados. Es humano: nos da miedo tomar decisiones y pánico llegar a equivocarnos. Sin embargo, nuevas condiciones del entorno exigen acciones de adaptación, ¿qué hacemos?
Decía un reputado economista que envidiaba el pensamiento de los ingenieros, entrenado para analizar los problemas como un proceso, con fases, con hitos y con resultados. Quizás sea un buen método porque es tal y como se desarrolla la vida de las personas: tu conducta de hoy condicionará tu vida de mañana. Si tú no cambias, la realidad de tu entorno te obligará a cambiar; y hay quien lo prefiere, quejarte y que sea un tercero el que decida por ti, y cuando decide, volver a quejarte porque no te gusta la decisión tomada.
Ese análisis de proceso muchas veces es muy sencillo. Una empresa que vende mucho tendrá que adaptar su organización a ese incremento, evitar las roturas de stock e implantar un sistema para atender a sus nuevos clientes; si no lo hace, perderá las ventas, su prestigio y también esos clientes.
Por analogía, una empresa que vende menos, debe adaptar su estructura a esa nueva situación, con inmediatez, y reorganizar los procesos productivos, actuar, aun a sabiendas de que se cometerá errores. En las empresas, cuando no se reacciona, las consecuencias son irreversibles: se alcanza un punto de no retorno. Oponerse a los cambios que implica tal adaptación es humano; entender que hay decisiones necesarias demuestra sentido de responsabilidad colectiva, aunque no sean fáciles de asumir.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Imposible crisis del turismo en Canarias

Las protestas callejeras en Egipto, los disturbios en Túnez o las movilizaciones ciudadanas en Jordania ponen de manifiesto la inestabilidad social del mundo islámico. Todos estos son destinos competidores en el mercado turístico.
Se veía venir. La injusticia social explota desde que el mundo es mundo: opresión y revolución, mecanismo que permite la evolución de la humanidad hacia la libertad individual y el bienestar social.
Igual suerte correrán muchos países del Caribe, que también son competencia, en donde trabajar en un hotel es pertenecer a otra clase social. Las desigualdades sociales se pagan y explotan tarde o temprano.
Por tanto, debemos convencernos que Canarias no tiene competencia invernal para el turista europeo. Canarias es un lujo para Europa aunque nosotros mismos no nos hayamos percatado y nos vendamos de saldo.
Canarias debe insistir en el turismo de sol y playa, sí, de sol y playa, claro, of course, y dejarnos de inventos. Cuando al ciudadano europeo el frío le cala los huesos, que no le hablen de folclore.
Somos líderes y lo seremos mucho más cuando todos quieran venir aquí por la inestabilidad social del resto de destinos (que ahí está).
Estemos preparados para recibir a nuestros clientes.