sábado, 15 de enero de 2011

La importancia de ser pato

No canta bien un pato, pero se hace oír. No camina bien, pero lo consigue con su bamboleo peculiar. No vuela bien, le cuesta despegar y aterrizar, y sin embargo protagoniza enormes migraciones. No nada bien, ni tiene mucho estilo, pero se defiende en el estanque. Tampoco bucea con soltura, pero conoce qué se cuece debajo del agua.
El pato no es el mejor en nada, no destaca, no alardea de su condición ni de sus habilidades.
El pato se atreve con valentía por tierra, mar y aire.

En los tiempos actuales, las organizaciones deben contar con patos, que hagan de todo, aunque no sean los mejores en cada disciplina. Ser pato como metáfora de disposición, flexibilidad y versatilidad.

Y cae bien, si hay animal simpático es un pato...


No hay comentarios: