miércoles, 19 de enero de 2011

Inmovilismo revolucionario

Resulta imperdonable. Todo cambia en nuestro entorno y todavía hay quien no lo ve. Ya no son evidencias, es la realidad que ya está aquí, la cruda realidad.
Muchos esperan que ocurra algo, a que alguien aporte la solución mientras buscan, encuentran y linchan a los culpables; qué bien, eso es inmovilismo revolucionario. Montemos la revolución para seguir como estamos, defendamos nuestro status quo, como en la isla de Perejil.
Y los que sí cambian y lideran su propio futuro deben estar atentos para no dejarse arrastrar por tremendo tornado de despropósito.
Qué curioso, debemos temer a la inacción.

No hay comentarios: