viernes, 10 de diciembre de 2010

Un mercado perfecto no existe

En un estupendo artículo publicado en El Mundo del pasado domingo, el filósofo José Antonio Marina nos habla del mercado, de cómo se habla de él en términos abstractos y se le atribuye capacidades que no tiene.
Incluye una serie de reflexiones muy potentes:
"No hay a la vista ningún método mejor. Pero esa es una idea platónica, es decir, irreal. Un mercado libre no existe. El mercado real, el que gobierna, está compuesto por operadores reales, con sus estrategias y astucias, sus juegos de poder. No es verdad que haya libertad de las partes al establecer un contrato comercial".
Y añade una cita de Ernesto Garzón Valdés muy ilustrativa y de total actualidad:
"Librado a su propio dinamismo, el mercado presenta una clara tendencia hacia la autodestrucción. Es una institución suicida."
Podríamos concluir que, con la marejada en lo económico de los últimos años, estas afirmaciones dejan de ser opinión y se transforman en una detallada descripción de la realidad.
La regulación de los mercados es la asignatura pendiente. Una regulación inteligente por el bien de todos. Quizás habría que empezar por los mercados agrícolas que tanto afectan a Canarias.

No hay comentarios: