domingo, 26 de diciembre de 2010

Protocolo

Se queja Cristina Tavío de que ayer, en el concierto de Navidad que ofreció la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, no pudo acceder a un sitio acorde a su condición de vicepresidenta del Parlamento de Canarias. Piensa que falló el protocolo.
Al ver las imágenes en televisión de la primera fila, con las autoridades, pensé precisamente en lo contrario, que los cargos públicos, por la razón que fuera, no dejaban de serlo ni en un concierto, en día festivo y con motivo de la celebración de las fiestas más entrañables. Y me resultó de una enorme esclavitud personal.
¿Debe ejercer un representante político las 24 horas de los 365 días del año?, ¿han renunciado a la vida privada?, ¿o las circunstancias impiden que así sea?
Quiero pensar que la acción política, como cualquier otra actividad humana, requiere también cierta desintoxicación para mantener la perspectiva: ser un ciudadano común y corriente fuera de las horas de trabajo o de los actos institucionales.
Un concierto de Navidad, por seguir con este ejemplo, debe enmarcarse en lo privado para Cristina, entiendo. Quizás no lo sea para Rodríguez Zaragoza, que actuaba de anfitrión... aunque bien pensado, la organización del evento debía ser reponsabilidad de alguien de su equipo o alguna empresa especializada en la materia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estar tan preocupada de dónde la sientan dice mucho de ella. ¡Qué tontería!

Anónimo dijo...

Si se tiene en cuenta la enorme expectación que despertó el evento, que ya media hora antes de empezar estaba todo lleno, me parece una bobería que reclamen un lugar de privilegio. Me gustaría saber a qué hora llegó Cristina Tavío. Por otro lado, me he enterado que incluso no había sillas para los patrocinadores y tuvieron que habilitarles unas de madera.en primera fila delante de las denominadas sillas de protocolo También me dicen que a escasos metros del escenario había más de cien personas sentadas en el suelo.Por tanto en una situación de desborde casi total está justificado cualquier circunstancia que se pudiera producir. En el futuro este tipo de concierto no debería tener protocolo alguno. Por cierto autoridades sólo estaban el presidente de la autoridad portuaria, el obispo y el vicepresidente del cabildo

Anónimo dijo...

Pablo Zurita, tiene toda la razón, es hora ya de terminar con las chorradas de los politicos, -puestos por nosotros- y que actuan como seres superiores.

Anónimo dijo...

Es hora de terminar con los privilegios que se han tomado nuestros politicos, elegidos por nosotros para trabajar y defender lo nuestro, y no para aprovecharse de los cargos que ocupa.

Lo de Cristina - para mi- fué una "niñada"