miércoles, 22 de diciembre de 2010

Escándalo ganadero

Promete el consejero Berriel la legalización de 100 explotaciones ganaderas en Canarias sobre más de 500 que permanecen en situación irregular; hay mucha tarea por hacer, pero no explica cómo se llega a 2011 en esta situación extrema.
Informa que el Gobierno de Canarias ha puesto a trabajar a la empresa pública Gesplán en la elaboración de los estudios técnicos correspondientes.
Tal declaración de intenciones presenta dos cuestiones que adquieren proporciones de escándalo.

La primera, al suponer legalizables todas las explotaciones sin considerar las enormes inversiones en mejoras técnicas que requieren gran parte de ellas o los frecuentes incumplimientos del planeamiento territorial, según el caso, que no se resuelven con voluntad sino con dinero o con larguísimos trámites legislativos. Nadie dice, por políticamente incorrecto, que un alto porcentaje de esas 500 explotaciones está condenado a desaparecer porque su legalización no es viable.
La segunda por prescindir de las obligadas consideraciones técnicas que deben cumplir los proyectos de ingeniería para tal legalización; Gesplan obvia a los ingenieros agrónomos, competentes y capacitados para ello, y recurre a un indefinido equipo multidisciplinar para elaborar una documentación con ningún valor legal en la tramitación de un expediente de este tipo, que requiere un proyecto formal. Se percibe escasa voluntad de resolver el problema en una especie de representación teatral en la que todos los actores están muy ocupados pero han olvidado el fin último de la acción encomendada.
Urge tratar en serio el futuro de la agricultura en Canarias y de la ganadería en particular.

No hay comentarios: