sábado, 20 de marzo de 2010

Llamamiento a la revolución

La creación de empleo en España requiere de una profunda revolución social. La acción política no es suficiente, esta situación exige un cambio de mentalidad general.

Las propuestas oficiales confunden la obligación de preservar el estado de bienestar a largo plazo con el objetivo a corto de generar empleo, y son cuestiones distintas. Si no se modifica las condiciones del entorno socioeconómico primero, tal reducción del paro no se producirá. Aplicar medidas que sólo atañen a ese resultado pretendido –la generación de puestos de trabajo-, pese a la buena intención, viene siendo y será un esfuerzo vano.

La ciudadanía debe liderar el proceso y exigir a la Administración Pública que actúe como garante del cumplimiento de las reglas del juego, nada extraordinario. La revolución del ciudadano de a pie para que con su conducta individual participe en el exterminio de la economía sumergida, exija la simplificación de los trámites administrativos y luche contra el fraude en todas sus formas. Este nuevo comportamiento individual nos trasladará a una nueva realidad colectiva.


No hay comentarios: