martes, 21 de abril de 2009

Tabú

Publica www.elmundo.es la noticia del supuesto indulto a las clínicas privadas por parte de la dirección de la inspección de trabajo:

http://www.elmundo.es/mundodinero/2009/04/20/economia/1240210793.html

Es tabú.

La última frase define el escándalo, después de una sentencia judicial en la que se condena a 47 médicos por falsear su relación laboral con una clínica privada: "el sector decidió contraatacar y en sucesivas reuniones celebradas a principios de abril, presionó al Ministerio de Trabajo para que cesaran las inspecciones"... y lo consiguió. No dimite el tal Raimundo (director general), no se pone colorado el señor ministro, la oposición no salta al cuello a sus naturales oponentes, las asociaciones de consumidores no cortan ninguna carretera nacional, los miles de estoicos integrantes de las listas de espera no se ponen en huelga de hambre. El ciudadano sufre el "sector sensible y complejo", la sanidad pública saqueada y los pacientes toreados. Es precisamente ese pluriempleo el que impide la excelencia del sistema público. Conflicto de intereses, se llama. Si el garante de la legalidad se pliega a las presiones andamos apañados. En este país nuestro es tabú hablar de luchar contra el fraude cuando es la solución a la mayoría de nuestros males. Podría ser ésta -la lucha contra el fraude en todas sus formas- la enésima propuesta del gobierno o de la oposición o la mía propia para acabar con la crisis.